Armas

San Francisco revierte la decisión de permitir a la policía usar robots para matar sospechosos

La Junta de Supervisores de la ciudad la aprobó en una primera votación, pero decidió no hacerlo en la segunda tras las críticas recibidas y devolver el texto a un comité para “discutirlo en profundidad”

REMOTEC F6A, uno de los robots con los que cuenta la policía de San Francisco y con el que podrían emplear fuerza letal contra sospechosos.
REMOTEC F6A, uno de los robots con los que cuenta la policía de San Francisco y con el que podrían emplear fuerza letal contra sospechosos. La Razón Cortesía de Ksp0704 / Wikipedia.

La Policía de San Francisco tendrá que esperar antes de recibir una autorización para poder emplear fuerza letal contra sospechosos usando robots controlados remotamente, si es que llega a obtenerla. La Junta de Supervisores de la ciudad, que el martes de la semana pasada aprobó la nueva política de equipamiento para la aplicación de la ley de la policía que contiene esta polémica autorización, ha dado un giro de 180 grados en la segunda votación tras las protestas y críticas recibidas por parte de organizaciones de derechos humanos y ciudadanos. En cualquier caso, esta tampoco es una decisión final, dado que el texto ha sido remitido a un comité para “discutirlo en profundidad”, según informa The Verge.

La Junta de Supervisores de San Francisco debe aprobar anualmente esta política que define cómo el cuerpo de policía de la ciudad puede usar su equipamiento militar. En la de este año se incluyó un apartado en el que se indicaba que los robots de los que dispone la Policía de San Francisco puedan ser usados “como una opción de fuerza letal cuando el riesgo de pérdida de vida para miembros del público u oficiales es inminente y supera cualquier otra opción de fuerza disponible”. El Comité de Reglas de la Junta de Supervisores dio el visto bueno al texto y lo remitió a la Junta que debía realizar dos votaciones, separadas por una semana, sobre el mismo antes de que el alcalde de la ciudad, London Breed, diera la aprobación final.

La noticia de la aprobación en primera votación por parte de la Junta de Supervisores provocó numerosas críticas entre las que se encontraba una carta de protesta firmada por 44 grupos de la comunidad. En ella se argumenta que esta política pone “vidas en peligro sin necesidad” y que “no hay base para creer que los robots con explosivos podrían ser una excepción al uso excesivo de la fuerza letal por parte de la policía. El uso de robots diseñados para desarmar bombas como bombas es un ejemplo perfecto de este patrón de escalada y de la militarización de la fuerza policial que preocupa a tantos en la ciudad”.

De acuerdo con un portavoz de la Policía de San Francisco, la idea consiste en equipar robots con explosivos para “contactar, incapacitar o desorientar a un sospechoso violento, armado o peligroso” en “circunstancias extremas para salvar o prevenir más pérdidas de vidas inocentes”.

El primer caso en el que un cuerpo policial estadounidense empleó un robot para matar a un sospechoso fue en 2016. La Policía de Dallas utilizó un REMOTEC F5A para eliminar a un tirador que había abatido a cinco policías haciendo estallar cargas de explosivo plástico sujetas al robot.

La Policía de San Francisco cuenta actualmente con 17 robots, 12 de ellos completamente operativos, que suelen utilizarse con propósitos como la desactivación de artefactos explosivos, vigilancia y reconocimiento en áreas que son peligrosas para los agentes. El plantel incluye modelos como REMOTEC F5A, REMOTEC F6A, iRobot FirstLook, Recon Robotics Recon Scout ThrowBot , QinetiQ TALON y REMOTEC RONS.