«Ci-ni-ni»: ciberdelincuentes que ni estudian ni trabajan

Una media de seis menores al día se convierte en víctima de ciberdelitos cometidos desde su casa por otros jóvenes

  • Para convertirse en un ciberdelincuente desde casa no hace falta una gran infraestructura / Pixabay
    Para convertirse en un ciberdelincuente desde casa no hace falta una gran infraestructura / Pixabay
Granada.

Tiempo de lectura 4 min.

21 de abril de 2019. 15:25h

Comentada
S.T.  Granada. 21/4/2019

Una media de seis menores al día se convierte en víctima de ciberdelitos en el país, ataques que incluyen desde el pirateo de cuentas o el robo de identidades al acoso o la pornografía, un ilícito en el que gana peso el perfil de «nini», joven sin estudios ni trabajo que delinque desde su casa.

Según los datos del Ministerio de Interior consultados por Efe, una media de seis menores se convierte cada día en víctima de ciberdelitos, caracterizados por utilizar la tecnología para su comisión y que además de recrear los mismos ilícitos de la vida real suman otros nuevos.

El fiscal delegado de Criminalidad Informática de Granada, Francisco Hernández, ha explicado a Efe que la confluencia del fácil acceso a la tecnología y la necesidad de incrementar la educación con menores sobre redes sociales y conexiones ha generado un incremento del número de ciberdelitos con niños como víctimas.

«Solo los menores se pueden proteger a sí mismos del abanico de delitos que pueden cometer contra ellos, porque parten de una cultura digital que sus padres igual no tienen, pero no valoran del todo los riesgos», ha explicado el fiscal especializado.

Según el «Estudio Sobre la Cibercriminalidad en España» del Ministerio de Interior, los menores son las principales víctimas de los delitos sexuales muy por encima de cualquier otra franja de edad, y sufren además amenazas y coacciones.

«La principal vía para reducir el incremento de delitos por internet contra menores es que aprendan a configurar las aplicaciones que se descargan para evitar ataques como el robo de datos, la usurpación de identidad o de perfiles y el acoso», ha añadido Hernández para insistir en la urgencia de hacerles comprender que no todo en los juegos es un juego.

El fiscal de Criminalidad Informática de Granada ha recalcado que junto al imparable acceso a la tecnología registrado en los últimos años, uno de los riesgos principales en los delitos sexuales contra menores y la pornografía se da en el cambio de perfil, que ha pasado del de hombres de edad avanzada al de jóvenes.

«Y ahí crece el peligro, porque no son delitos entre iguales, entre menores, ahí hay un adulto que puede estar acosando, pidiendo fotografías o compartiendo pornografía desde el salón de su casa y solo con un móvil», ha detallado.

Hernández ha apuntado el aumento de ciberdelincuentes con el perfil de «nini», jóvenes que ni estudian ni trabajan y con una conexión a internet que necesitan poco más para delinquir.

Ese mismo dato lo recoge el informe de Interior, que destaca que la mayor cifra de detenidos por ciberdelincuencia se ubican en el grupo de edad de entre 26 y 40 años.

En 2017, el último año completo con datos disponibles, más de 2.280 menores se convirtieron en España en víctimas de delitos como acoso escolar, pirateo de cuentas para humillar, envío de imágenes o vídeos de contenido erótico o sexual y hasta pornográfico, y extorsiones y amenazas.

Hernández ha puesto como ejemplo del riesgo para los menores el acuerdo alcanzado a final de 2018 con un pedófilo, acusado de una treintena de delitos por pedir a menores que le mandasen imágenes desnudas haciéndose pasar también por un niño, y que no podrá tener ningún perfil en redes sociales durante cinco años.

«En ocasiones, detrás de perfiles inocentes se encuentran depredadores que necesitan poco más que un móvil, y por eso hay que educar a los menores, que tienen en su mano el riesgo y la manera de defenderse», ha concluido Hernández. EFE

Últimas noticias