• 1

Dije: ¡Basta! y fui feliz. Una historia de emprendimiento.

  • Dije: ¡Basta! y fui feliz. Una historia de emprendimiento.
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

11 de julio de 2018. 14:54h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 11/7/2018

ETIQUETAS

En el auge del emprendimiento, constantemente vemos como miles e incluso millones de personas por diferentes razones dejan atrás su mundo conocido para adentrarse en el mundo de los negocios. Emprender conlleva un cambio de vida, sobre todo cuando estás acostumbrado a un trabajo por cuenta ajena. De repente comienza un camino profesional que todo tiene que ver con tu vida personal.

¿Emprender es lo tuyo? Puede ser que lleves tiempo pensándolo. No es una decisión fácil, tomarla requiere de una autoevaluación completa y de una determinación que cambiará el rumbo de tu futuro. Emprender es un proceso, pero la decisión de cambiar tu vida, lleva solo un instante, el momento en el que dices: ¡Basta!

Historias de emprendimiento hay por doquier, por una razón sencilla: Cada emprendedor vive un proceso único, marcado de éxitos, fracasos, lucha y pasión; con el común denominador del aprendizaje y con el detonador de la perseverancia.

Erick Canale, es un emprendedor que por medio de su libro: El día que dije Basta nos cuenta su historia. De ejecutivo de primer nivel a emprendedor joven ha sabido crear su propio camino para encontrar su felicidad personal, haciendo lo que ama. Un libro en el que cuenta sus vivencias, lleno de reflexiones, inspiración y algún que otro consejo para tomar el timón de nuestras vidas y apostar por uno mismo para construir el futuro que deseamos.

Esta entrevista realizada por Carlos Matías, nos muestra una visión personal de este emprendedor, que ha forjado su negocio en la agencia de marketing online JezzMedia y que ahora es dueño de tu tiempo y capitán de su de su felicidad.

1) Llegar a un alto cargo de una multinacional, no debe de haber sido sencillo. Sin embargo, un buen día dices “¡Basta!” Y te lanzas a emprender tu propia aventura. ¿Qué te movió a dar este salto?

Debo mucho a la experiencia desarrollada en el mundo empresarial multinacional.

Sin embargo, como muchos directores de Recursos Humanos saben, un buen sueldo o una subida salarial muchas veces no son elementos capaces de incentivar al personal de forma profunda.

Cuando trabajas por cuenta ajena lo que las empresas compran con el sueldo es nuestro tiempo y nuestra dedicación a su objetivo empresarial.

Llegué a un punto en que decidí empeñar todos mis recursos para un proyecto propio que me permitiría volver a ser dueño de mi libertad y mi tiempo.

2) Liderazgo, inteligencia social, valentía... considero que son las habilidades necesarias para tomar la decisión de abandonar una trayectoria ascendente en una multinacional y apostar por el emprendimiento...

a) ¿Fue en realidad inteligencia social, o desprecio por tu entorno profesional?

Siempre he sentido que tengo el deber de intentar alcanzar lo que me hace sentir verdaderamente feliz y huir, sin ningún tipo de rencor, de lo que me lo impide.

He cerrado la puerta del mundo empresarial como empleado con felicidad y mucho agradecimiento. Sin aquella etapa, hoy mi profesionalidad sería mucho más débil.

Fue simplemente la toma de conciencia de que en aquel mundo yo ya no encajaba y cuando es así la decisión es simple: agradecer por todo y cerrar el ciclo.

b) ¿Te fue difícil abandonar una posición de liderazgo empresarial por una nueva aventura, donde el liderazgo, era incierto?

Creo en un liderazgo personal, hecho a partir de la coherencia con mis valores y mi forma de ver el trabajo y la vida misma.

Ser verdadero líder para mí es poder decir, hacer y pensar lo mismo en todo momento. Emprendiendo he conseguido ser más coherente de lo que era antes y esto es fuente para mí de gran felicidad.

c) ¿Emprender fue para ti un acto de valentía o temeridad?

Lo definiría más bien como necesidad.

Cuando te levantas cada día por la mañana con la sensación de pasar la mayoría de tu tiempo en un proyecto que no te hace feliz, es cuando te das cuenta que si no tomas la decisión, tarde o temprano esta situación te pasará factura.

Siempre digo que hubiera sido una decisión mucho más temeraria quedarme en el trabajo donde estaba, porque enfrentarse cada día a un estilo de vida que no reconoces necesita de mucha más valentía de la que tuve yo.

3) Han pasado más de siete años de aquella decisión de dar un giro de 180 grados en tu vida. ¿Volverías a hacerlo?

Lo haría mañana mismo.

Han sido y están siendo años de muchísimo trabajo, pero llevados adelante con enorme ilusión.

Colaboran conmigo en JEZZ Media personas estupendas que disfrutamos haciendo nuestro trabajo, esto para mí es el verdadero lujo.

Acerca de los errores, tomo prestada una frase que me encanta:

"No fue suerte. Cometí los errores necesarios para llegar hasta aquí."

Esto es, cometer errores es la esencia de la vida misma.

No tengamos miedo de cometerlos y ni la soberbia de no querer admitirlos.

Los errores y las experiencias son lo que nos hacen avanzar fuertes y determinados.

4) Escribes “El día de dije “¡Basta!” desde un punto de vista autobiográfico, sin pretensiones de “dar ejemplo”, sino de aportar tu experiencia personal para apoyar a otras personas... ¿Es correcto?

Así es.

Me di cuenta de que en mi camino me estaba olvidando de piezas importantes que habían sido fundamentales para el desarrollo de mi nueva vida profesional.

El objetivo de este libro es reflexionar sobre puntos que considero importantes e invitar a los lectores a que encuentren los suyos, aquellos que se convertirán en las columnas de su futuro y les darán la fuerza para crear su felicidad.

5) ¿Emprender te hace feliz?

En lo personal, mucho. Aunque el concepto de felicidad es muy subjetivo.

La felicidad está en todos los escenarios y estilos de vida, lo importante es que nos acostumbremos a examinar donde estamos y que analicemos desde dentro si nuestro concepto de felicidad se encuentra reflejado. Si no es así, hay que ser valientes de para diseñar nuestro propio cambio.

Últimas noticias