El salón, en la superficie. El dormitorio, bajo el mar

Diseñan en el Golfo Pérsico viviendas de lujo sumergidas en el mar

Lo más parecido que tenemos en la memoria es a aquel capitán Nemo de Julio Verne y a sus acompañantes contemplando, desde el camarote de su Nautilus, la fauna marina que se acercaba con curiosidad a la cristalera de la estancia. Aquello no era más que cine recreando una novela, la de 20.000 leguas de viaje submarino. Lo que viene ahora puede ser realidad dentro de poco. Realidad para ricos, por cierto.

Es el proyecto de superlujo ideado por una inmobiliaria de Dubai, Kleindienst, que se ha valido de la tecnología aplicada a la arquitectura para diseñar casas flotantes que tienen una parte sobre la superficie y otra, un idílico dormitorio, bajo el mar.

La más llamativa de todas estas viviendas es ‘Floating Seahorse’, el caballito de mar flotante, un nombre que no se ha elegido al azar, ya que las casas se construirán en el Golfo Pérsico, un hábitat especial de este tipo de animales marinos. De hecho, contemplarlos desde la cama, a través de las grandes cristaleras que rodean el dormitorio, es su principal reclamo publicitario.

En realidad, la única parte de la casa que está sumergida es el dormitorio, junto a un cuarto de baño tipo “suite”, ya que la cocina, el salón y el resto de la casa estarán sobre la superficie del mar.

El precio, claro está, es el principal elemento disuasorio para habitar una de estas viviendas. Según informa la propia inmobiliaria en su página web, tendrán un precio de 2,8 millones de dólares, algo que no parece haber sido impedimento para que los constructores hayan vendido ya, “sobre plano”, 60 de estas casas.