Actualidad

España celebra la final de ESL Racing Series Mapfre, la Fórmula 1 virtual

La gran final, a la que acudieron los ocho equipos finalistas desde diversos países, se celebró ayer, organizado por MAPFRE y ESL en el recientemente inaugurado Motor & Sport Institute de Alcorcón (Madrid). Tras una Fase regular, en la que han demostrado que el trabajo en equipo es más importante que las victorias individuales, la escudería EDGE eSports se ha proclamado vencedora al alcanzar 98 puntos. La dotación del premio es de 6.000 euros. Movistar participó en el evento como socio patrocinador y media partner, consiguiendo convertir esta carrera en una de las competiciones profesionales de SimRacing más importantes de nuestro país, gracias a su emisión en los canales de Movistar+.

Publicidad

Cuando el videojuego se convierte en una profesión

Pero, ¿en qué consiste esta competición? ¿Se trata de un juego para aficionados a las carreras de fórmula 1 en plataformas como Playstation o es algo más? Nada más llegar al centro en que tiene lugar la gran final queda claro que estamos ante un evento profesional. Los ocho equipos cuentan con sus propios Team Manager. En ocasiones, en este tipo de competiciones, trabajan más de un centenar de personas, como señala Eider Díaz, responsable de Comunicación de ESL, la compañía de esports más grande del mundo. Los participantes, en esta ocasión aproximadamente 900, repartidos en diferentes escuderías, suelen ser hombres. Solo un 8% de mujeres sienten atracción hacia este tipo de juegos, que en Corea del Sur ya son considerados deporte. Y eso que la cifra femenina se ha doblado, coincidiendo con el auge de los eSports, en un 200%. Ahora el equipo eSport de Fernando Alonso ha anunciado que uno de sus pilotos es mujer. Javier Guerra, encargado de la sección de eSports de la escudería WIlliams de Fórmula 1, señala que hay desde jóvenes menores de edad hasta padres de familia. “Hay que invertir mucho tiempo en esto y se nota enseguida quién entrena más y quién menos. Participan estudiantes, jóvenes que trabajan, pero también padres de familia”. Eso sí, los que llegan a la gran final, todos por debajo de la treintena, suelen entrenar seis horas diarias. Son profesionales del SimRacing. Porque el gaming se ha convertido en una profesión del siglo XXI. “He trabajado con chicas que vienen del karting. Tienen el simulador en casa como herramienta de trabajo, para poder entrenar en casa cuando no pueden ir al circuito”, nos cuenta.

“Como en el mundo real, la milésima es un mundo para nosotros. Hay que rascar la milésima. El equipo está toda la semana entrenando. Algunos pilotos preparan la carrera entrenando hasta seis horas diarias”, señala Guerra. No es de extrañar. Los eSport, según datos de Newzoo, movieron el año pasado aproximadamente 114.000 millones de euros a nivel mundial. En España generaron, según afirman en Antevenio Shakers, más de 1.700 millones, más que la industria musical y cinematográfica juntas.

Publicidad

Tanto Guerra como Díaz coinciden en señalar que del SimRacing resulta más. complicado vivir que de otros deportes electrónicos. Aunque es un mercado en plena expansión. “Grupos grandes como Williams o Fernando Alonso se están metiendo en este sector”, señala Guerra. “El SimRacing está dividido en muchas plataformas y simuladores. Cuando hablamos del FIFA, Fortnite o de League of Legends se trata de una única plataforma. Aquí hay que hablar de rFactor, Fórmula 1, Gran Turismo...”. Se dividen tanto el público y los participantes. En Alcorcón se juega rFactor. “Cada simulador tiene su campeonato”, añade Guerra. “Nos han llegado a parar por la calle porque nos han visto en un vídeo de Youtube o Twitch”, indica para señalar la importancia que estas competiciones están adquiriendo.

El peso de la organización de la final recae casi íntegramente en el departamento de Competición de ESL, encargado de ver qué formato se adapta a cada eSport. Y es que “cada juego es un mundo”, señala Eider Díaz. “Luego está la logística, hay que traer a los pilotos, en este caso internacionales. El departamento de TV es fundamental, porque graban todos los contenidos. Participa también el departamento de Eventos. Y luego está la conexión, en este caso facilitada por Movistar como proveedor de fibra. Se prueba un día antes para ver que todo funciona correctamente, aunque luego pueden surgir los pequeños problemas del directo”. En esta ocasión varía el público, que suele estar en Twitch. Pero en este caso ESL ha ofrecido la competición también por Movistar+ y Facebook Live. “El público de hoy está más disgregado, es más casual, al ser el juego muy similar a una carrera de Fórmula 1”, nos cuenta. En la final los jugadores participan 4 horas, aunque el entrenamiento, el set up y el calentamiento comienzan muchas horas antes. A las 9 de la mañana. El pistoletazo de salida, donde ya se la juegan, no se da hasta pasadas las dos y media de la tarde.

Publicidad

Por la noche los dos integrantes de la escudería EDGE podían celebrar su victoria. Y comenzar a pensar en la próxima competición.

Si usted está pensando en lanzarse al mundo de la competición, por algo más de 300 euros puede hacerse con la equipación necesaria. El juego es lo de menos, en lo que hay que gastar es en un buen ratón y en volantes y accesorios. De ahí que participar en SimRacing sea algo más caro que bailar en Fortnite. Lo que sí les aseguramos es que la realidad virtual, en este caso, consigue suplir a la realidad de los circuitos de Fórmula 1.

.

Publicidad