Ciberseguridad

La advertencia del FBI: No enchufar el móvil en las estaciones públicas de recarga

Se han descubierto formas de usar los puertos USB públicos para introducir malware y software de control en los dispositivos

Cargar móviles aeropuertos
Cargar los dispositivos en estaciones pública viene con peligro. FBI/Twitter FBI/Twitter

Decir que cada vez somos más dependientes de los móviles, es una obviedad. Que constantemente controlamos el estado de la batería (del móvil, la tableta, los cascos…) más de los mismo. Por ello no es extraño que ante un viaje largo, nos aprovechemos de las estaciones de carga distribuidas en aeropuertos, estaciones de autobuses o trenes para darle un poco más de vida al móvil. El problema es que esto no es nada seguro de acuerdo con el FBI.

Las estaciones de recarga en estos sitios son muy habituales (solo entre el aeropuerto de Barcelona y el de Madrid suman más de 100 con numerosos enchufes en cada una). Se trata de estructuras con puertos USB en las que podemos cargar cualquier dispositivo (móviles, tablet, iPad, tarjetas de memoria, relojes o cascos)… pero lo que los diferencia de los enchufes habituales es que también permiten la descarga y envío de archivos almacenados vía Internet. Y aquí está el peligro.

Los funcionarios de la Oficina Federal de Investigaciones advierten a los viajeros que eviten los sitios gratuitos de carga de teléfonos, advirtiendo que pueden ser utilizados para instalar malware y software de seguimiento en ordenadores y teléfonos.

“Los "malos actores" han descubierto formas de usar los puertos USB públicos para introducir malware y software de monitoreo en los dispositivos – señalan los funcionarios del FBI en un tweet – .Lleve su propio cargador y cable USB y use un tomacorriente en su lugar”, dijeron los funcionarios del FBI.

Esta advertencia no solo vale para aeropuertos, estaciones de trenes o autobuses. También en centros comerciales y hasta en zonas públicas de los hoteles. Todo se basa en que el mismo cable que sirve para cargar la batería también se utiliza para enviar información. Y de eso se aprovechan los amigos de lo ajeno. Y funciona en cualquier móvil de cualquer fabricante.

Para evitar sustos hay varias medidas que podemos tomar. La primera es comprar un cable solo de carga, que no transmita información. Otra es usar solo enchufes normales, solo de carga eléctrica. También podemos utilizar una batería externa en las estaciones de carga y con ella sí recargar nuestro móvil o dispositivo. Puede que sean medidas extremas, pero las estrategias de los expertos en malware son cada vez más sofisticadas y hay que ir a lo seguro.