Espacio

Las primeras imágenes de la sonda japonesa SLIM confirman que aterrizó en la Luna de lado

El principal objetivo de la misión, alunizar a no más de 100 de metros del punto designado, fue logrado

La sonda japonesa que aterrizó en la Luna del revés vuelve a tener energía.
Las primeras imágenes de la sonda japonesa SLIM confirman que aterrizó en la Luna de lado.JAXA.

Japón se convirtió el pasado viernes en el quinto país en lograr aterrizar en la Luna. Sin embargo, el alunizaje no fue como estaba previsto y la agencia espacial japonesa JAXA ya señaló ese mismo día que la sonda SLIM se encontraba en una posición incorrecta que impedía a los paneles solares captar la luz del sol y, por tanto, generar energía para su funcionamiento. A las dos horas y media del aterrizaje, JAXA apagó la sonda, que había estado funcionando hasta entonces con su batería de respaldo.

JAXA ha confirmado hoy las primeras imágenes tomadas por el robot explorador LEV-2 de la sonda SLIM, posada de lado en el lugar del aterrizaje. A 55 metros del objetivo inicial, lo que al menos demuestra que Japón consiguió el principal objetivo de la misión: demostrar su tecnología de aterrizaje preciso y alunizar a no más de 100 metros del lugar designado en el cráter Shioli. Según la agencia espacial japonesa, podrían haber sido solo 3 o 4 metros de no haber fallado uno de los motores. Otro aspecto exitoso de la misión fue el despliegue de los robots exploradores LEV-1 y LEV-2, que fueron lanzados desde la sonda japonesa antes del alunizaje.

LEV-2.
LEV-2.JAXA.

La agencia espacial ha explicado que cuando SLIM se encontraba a una altitud de 50 metros sobre la superficie lunar, justo antes del inicio de la maniobra para evitar obstáculos, uno de los dos motores de la sonda perdió potencia. El software de la sonda espacial detectó el problema y, controlando al máximo la posición horizontal, continuó el descenso. La velocidad en el momento de hacer contacto con el suelo lunar era de 1,4 metros por segundo, lo que estaba dentro de lo previsto, pero no sucedía lo mismo con la velocidad lateral, lo que determinó la posición en la que quedó SLIM. La sonda quedó en la pendiente del cráter Shioli, con los propulsores mirando hacia arriba y los paneles solares volcados hacia un lateral.

Las opciones que le quedan a Japón con SLIM, siglas en inglés de Aterrizador Inteligente para Investigar la Luna, son extraordinariamente limitadas. Los paneles solares están actualmente orientados hacia el oeste, por lo que podrían generar energía de nuevo "a medida que las condiciones de iluminación solar mejoran con el tiempo". Sin embargo, SLIM solo dispone de unos días antes de que la próxima noche lunar, que comienza el 1 de febrero, la congele. "SLIM no está diseñado para sobrevivir a una noche lunar", ha afirmado Shinichiro Sakai, responsable del módulo lunar.