• 1

Un súper ordenador. Un súper volcán. La gran catástrofe

  • Recreación del alcance de la erupcion
    Recreación del alcance de la erupcion
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de febrero de 2016. 18:47h

Comentada
Madrid. 19/2/2016

Este estudio está plagado del adjetivo más superlativo de todos. Un instituto dedicado a la supercomputación. Un súper ordenador, un fiero volcán y una catástrofe de consecuencias superlativas que dejó huella en la evolución del hombre. Todo ello, puesto en conjunto, se traduce en un estudio publicado por la revista Nature Scientific Reports que permite hacer una reconstrucción muy aproximada de un fenómeno ocurrido hace nada menos que 39.000 años.

La tecnología ha permitido a los historiadores hacer una fiel reconstrucción de la devastadora erupción de la Ignimbrita Campana, un volcán situado en cerca de lo que hoy es Nápoles, y que llegó a ralentizar la expansión del Hombre Moderno en Europa.

Por primera vez, esta súper erupción -ocurrida hace unos 39.000 años- ha sido reconstruida en sus dos fases, durante las que llegó a depositar un volumen total de ceniza equivalente a aproximadamente 8 veces el volumen del Everest entre el sur de Italia y las planicies siberianas.

El estudio ha sido realizado por investigadores del Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) y del Istituto Nazionale de Geofísica e Vulcanología (INGV) de Italia, que han reconstruido el fenómeno mediante centenares de simulaciones ejecutadas en el superordenador MareNostrum.

Según informa el BSC-CNS en una nota de prensa, con ellas se ha podido determinar que en la primera fase (Pliniana), la súper-erupción generó una columna de 44 kilómetros de altura y dispersó 54 km3 de depósitos de caída en las áreas más próximas (el actual sur de Italia).

Durante la segunda fase (co-ignimbrítica), se dispersaron 154 km3 de materiales más finos. La suma de los depósitos acumulados durante las dos fases equivale aproximadamente a ocho veces la parte visible del Everest o cien mil veces el estadio Futbol Club Barcelona.

En total, la súper erupción de la Ignimbrita Campana cubrió con ceniza un área de más de tres millones de km2 desde el Mediterráneo hasta la actual Siberia. Las mayores acumulaciones de ceniza tuvieron lugar en las actuales Macedonia, Bulgaria y Rumanía, mientras que en regiones del Mediterráneo Oriental se acumularon capas de hasta diez centímetros.

El desplazamiento y depósito de las cenizas y la metodología utilizada para realizar el estudio se pueden consultar en la siguiente página, en la que, gracias a la tecnología, se puede hacer un seguimiento exacto de la trayectoria y la densidad de la erupción.

Según los investigadores, la erupción de la Ignimbrita provocó un invierno volcánico, y redujo en dos grados la temperatura global el siguiente año y en hasta cinco grados en Europa Occidental.

Más allá del impacto en el medio natural, la erupción del Ignimbrita Campana es un fenómeno al que se atribuye un importante impacto en la evolución de la especie humana en Europa, ya que tuvo lugar cuando el Hombre Moderno había comenzado a expandirse por el continente desde Oriente Medio desplazando a los Neandertales.

De hecho, redujo notablemente el territorio europeo habitable y habría contribuido a ralentizar la transición del Paleolítico Medio al Paleolítico Superior, frenando la entrada del Hombre Moderno y reduciendo la población que ya se había asentado en la zona que devastaron sus cenizas. Esta misma zona, en cambio, años después se convertiría en un territorio notablemente fértil y atractivo para los nuevos pobladores.

Últimas noticias