La tela de araña de las redes sociales

ATRESplayer Premium estrena «Terror.app», una serie sobre los miedos de los jóvenes y su dependencia de los móviles

ATRESplayer Premium

El terror es uno de los géneros que atrae como un imán a los espectadores más jóvenes. Sobran los alicientes: las tramas que gravitan sobre el miedo incrementa los niveles de adrenalina y, la premisa y su desarrollo es acertada, son adictivas. En unos tiempos en los que la audiencia juvenil demanda cada vez más series que estén a su altura tienen una nueva propuesta: «Terror.app», la nueva serie original de Flooxer –la marca de contenidos audiovisuales de Atresmedia– que, tras su paso por el Festival de Sitges, ya se puede ver en ATRESplayer Premium y que se emitirá en abierto a partir del 3 de noviembre.

La serie, de seis capítulos autoconclusivos, está pegada a la actualidad y a lo que temen muchas chicas: los excesos en las fiestas, volver a casa sola, los «haters» que les acosan en las redes sociales, perder el control y estar en casa sin compañía. «Esta ficción transmite situaciones de terror cotidianas, que le pueden pasar a los espectadores en cualquier momento. En ella no hay ningún elemento sobrenatural», comenta María de Nati («El reino», 2018), que interpreta a Elena. En el meollo de la trama están cinco jóvenes a las que un juego se les va de las manos. Se bajan una aplicación, Terror.app que invita a sus usuarios a experiencias diferentes y personalizadas: trasladarse a un lugar abandonado en donde es posible que haya sido escenario de una actividad macabra y, una vez allí, contar historias tenebrosas.

Nuevas emociones

«Mi personaje busca nuevas emociones mientras oculta un secreto. Moverse por las redes sociales a veces es terrorífico porque muchas adolescentes lo único que buscan es la aprobación de los demás. Lo primero es que desvirtúan tu imagen y, después, sucede que en muchas ocasiones, los receptores pueden ser personas peligrosas que va a aprovechar tu vulnerabilidad», reflexiona María de Nati.

Carla Campra («La otra mirada») encarna a Blanca, una chica de 19 años que es una «influencer» que ha abandonado las redes sociales por un incidente que tuvo. Ahora languidece presa de la melancolía. «Mi personaje puede dejarse arrastrar por la locura», dice. Esto se debe a que padece una adicción al móvil, una dolencia que empieza a ser cada vez más común entre los jóvenes, «por lo que se convierte en su tortura». También tiene otro síntoma que lleva a esta generación a estar permanentemente conectados: la inseguridad. «Ella tiene la necesidad casi enfermiza de agradar a todo el mundo», comenta. Sobre el por qué los jóvenes tienen tanto apego a las series de terror, Campra reflexiona: «No creo que únicamente nos pase a nosotros. Creo que común en la sociedad que nos guste pasar miedo con la seguridad de que estás al otro lado de la pantalla y eres un mero espectador. Es un género que nos permite evadirnos».