Televisión

Un universo deslumbrante y desenfocado

«La materia oscura» es una serie basada en la saga literaria de Philip Pullman

Primer volumen de la trilogía «La materia oscura», la expansiva fantasía cosmológica para jóvenes adultos creada por el escritor Philip Pullman, «Luces del norte» se convirtió en 2007 en una película llamada «La brújula dorada». Su estelar reparto, encabezado por Nicole Kidman y Daniel Craig, no le sirvió para obtener unos números de taquilla aceptables y los planes iniciales para adaptar las otras dos novelas, «La daga» y «El catalejo lacado», se evaporaron. Ahora HBO, en asociación con la BBC, ha empezado lo que promete ser –si nada se tuerce– una adaptación televisiva de tres temporadas dedicadas cada una a un libro.

Publicidad

La trilogía a menudo ha sido criticada por su supuesto anticlericalismo o incluso como una crítica de la Iglesia Católica –Pullman siempre ha sido muy crítico con la serie «Narnia», de C.S. Lewis, que presenta a un león que funciona como trasunto de Jesucristo–. Sin embargo, el verdadero enemigo de la saga, y por lo tanto también de la nueva serie, son las creencias dogmáticas inflexibles y el poder fuera de control. Eso hace que sobre el papel la historia posea paralelismos claros con lo que está sucediendo en nuestro propio mundo y la dota de una prometedora relevancia.

La protagoniza Lyra Belacqua (Dafne Keen), una huérfana de 13 años criada por profesores en una Gran Bretaña alternativa, en la que los soldados montan osos polares armados y los cielos están transitados por zepelines y moscas mecánicas espías, hay brujas y ciudades más allá de la aurora boreal y cada humano tiene un compañero animal que en realidad es una manifestación física de su alma. Es un mundo inicialmente deslumbrante en el que, en todo caso, Lyra inevitablemente descubrirá el terrible alcance del Magisterio, una entidad todopoderosa que, en efecto, se parece a la Iglesia Católica.

El mundo de «La materia oscura», pues, no es amable. Los adultos mienten constantemente a Lyra y la manipulan para satisfacer sus propias necesidades. El magisterio mata con una impactante impunidad, y los amigos de la niña desaparecen misteriosamente –una vez llega, la verdad sobre lo que les sucede revuelve el estómago–. En general, cuando la serie se inclina hacia el terror resulta rotundamente efectiva, aunque en general se la nota reacia a abrazar la oscuridad consustancial a la historia original de Pullman; quizás se deba a su interés por preservar para los espectadores más jóvenes la sensación de asombro que causa el entorno de Lyra.

También otros factores mantienen el relato desdibujado. Por ejemplo, Lyra se enfrenta con antagonistas que en realidad son personajes mucho más interesantes que ella misma; si la narración de los libros nos proporciona toda la información necesaria sobre la joven heroína, la serie es vaga a la hora de perfilar su personalidad. Su creador, Jack Thorne, parece más interesado en establecer los detalles del mundo alternativo en el que la acción transcurre, y con ese fin nos avasalla con tantas explicaciones que, paradójicamente, como consecuencia la historia resulta confusa; hay tanta información, tanto contexto despojado de verdaderas motivaciones argumentales, que al final es fácil perder el rastro tanto del hilo narrativo central como de la intención temática de la serie y hasta de su sentido mismo. Para cuando vean irrumpir en la trama el actor Lin-Manuel Miranda en la piel del aeronauta Lee Scoresby, muchos espectadores se sentirán más inclinados a percibir «La materia oscura» como una variación de «Mary Poppins» que como el ataque a la religión organizada que por definición debería ser.

Publicidad

Por qué hay que verla por qué no: La saga en la que se basa es una obra esencial de la literatura juvenil del siglo XX.

El mayor acierto: Los detalles que exhibe a la hora de dar vida al mundo alternativo en el que su acción transcurre.

Publicidad

Si le gusta también puede ver... «Carnival Row», «The Witcher» o «Cristal oscuro: la era de la resistencia».

El dato: El guionista de la serie, Jack Thorne, también lo es de «Skins», «The Last Panthers» o «The Virtues»