Ocio

La historia, ¿curará la herida climática?

El 9 de diciembre Canal Historia estrena «Una historia del futuro», una serie documental que se basa en el pasado para augurar el futuro

Una de las escenas que aparecen en el capítulo de «Una historia del futuro» dedicado al cambio climático
Una de las escenas que aparecen en el capítulo de «Una historia del futuro» dedicado al cambio climáticoCanal Historia (nombre del dueño)Canal Historia

«Cuando el clima cambia, la vida se desvanece inexorablemente». «Existen muchos retos, pero tenemos capacidad de superarlos». «El desastre medioambiental puede darse en el momento más inesperado». «Es imposible eliminar el cambio climático, pero no frenar sus consecuencias más catastróficas». Estas esperanzadoras afirmaciones son de Diego Rubio, profesor de Historia Aplicada y Gobierno en la IE University, y escritor y presentador de «Una historia del futuro», la nueva serie documental que Canal Historia estrenará el próximo 9 de diciembre. Compuesta por cuatro capítulos, trata de demostrar cómo la historia no se repite, pero sí rima. Es decir, como explica Carolina Godayol, directora del canal, hará ver «cómo con cosas del pasado podermos entender el presente y preveer el futuro». Para ello, los episodios abordan cuatro temas que, dice Rubio, «son los que más afectan y afectarán en la vida de las personas»: el clima, el trabajo, la democracia y la globalización. Todo ello, basado en datos con evidencias empíricas y en el discurso de varios expertos.

A las 22:00 horas del día del estreno, la serie abordará un tema que no puede ser de mayor actualidad: el cambio climático. Y, para demostrar que no todo está perdido, aportará varios hechos. Hace 8 mil años la zona de Tassili, en el desierto del Sáhara, «era un lugar verde y rebosante de vida», narra Rubio. Al menos, así lo demuestran sus pinturas rupestres. Sin embargo, la oscilación del eje de la Tierra expuso más al sol esta zona, de tal manera que murieron animales y plantas incapaces de sobrevivir a este clima. Hoy, si las temperaturas continúan aumentando, expresa el escritor del documental que, «según los expertos, ocurrirá lo mismo en muchos lugares del mundo, como el sur de Europa».

Imágenes devastadoras

Asimismo, el episodio recuerda cómo, en 1952, Londres vivió durante 5 días sin ver el sol: «No era niebla, sino humo tóxico». Y es que entonces, el hecho de andar por unas calles grises era considerado «positivo, porque demostraba que una ciudad era industrialmente exitosa». Sin embargo, esto trajo consigo enfermedades y víctimas. «Los expertos auguran que el cambio climático podría despertar virus y bacterias para los que no existen medicinas», explica Rubio en una voz en off mientras imágenes devastadoras se van sucediendo una tras otra. Sin embargo, la serie lanza un mensaje positivo, pues, como dice Rubio, «donde palidece la imaginación, brilla la historia». Y es que el pasado no debe quedarse en libros de textos ni en películas, sino que sirve para encontrar soluciones que sirvan hoy. Tal es el caso de la capa de ozono: en 1973 unos científicos descubrieron que los gases que producimos los seres humanos la estaban destruyendo. «La amenaza era inmensa –explica Rubio–, creíamos que todos íbamos a morir en los 2000 por cáncer de piel si la situación continuaba así». Sin embargo, «los gobiernos se unieron, firmaron acuerdos y legislaciones y, en 2008, la NASA anunció que el agujero de la capa de ozono se estaba cerrando».