Los «millenials»: una generación inconformista

Durante «Claves 2020», foro organizado por AMI, los expertos hablaron sobre cómo afianzar un futuro para la información, siendo los jóvenes protagonistas en este reto

Si la rebeldía está respaldada con argumentos razonados, que vivan las réplicas. La generación Z –aquellos nacidos entre la mitad de los años 90 y los 2000– es la de las redes sociales, la del todo vale si responde a la justicia y la que presume de más libertad mientras que el tiempo les cohíbe. Porque, si sus horarios semanales ya desbordan de actividades, más de uno agradecería unos minutos de más que poder rellenar con más iniciativas. Sin embargo, también es una generación inconformista. A pesar de que creen tenerlo todo, siempre necesitan más. No es extraño ver en el «smartphone» de un joven decenas de aplicaciones que, en definitiva, sirven para lo mismo: para comunicarse. Tampoco es raro –y en esto los jóvenes actuales no son pioneros– que diferentes activismos y manifestaciones estén presididos por adolescentes y universitarios. La protesta, la capacidad de no callar y la negatividad fundamentada podrían ser sus mayores bazas.

Hacia un negocio sostenible

Los de la generación Z, así como los de la Y –nacidos durante los años 80 y 90– responden, asimismo, al grupo de jóvenes más preparados de la historia reciente. Al menos, así piensan algunos. En este sentido puso el foco la investigadora Alexandra Brochardt en representación de Reuters Institute (Reino Unido) durante el Congreso «Claves 2020» que la Asociación Española de Medios de Información (AMI) y la Asociación Mundial de Editores de Noticias (WAN-IFRA) celebraron la semana pasada. En un foro donde el objetivo 15 expertos internacionales en periodismo y gestión de medios analizaron un modelo de negocio sostenible, Brochardt se refirió a la relación de los jóvenes con la actualidad informativa. Destacó que apenas el 16% de los jóvenes piensan que los medios usan un tono correcto y solo el 29% considera que los temas que salen en las noticias son relevantes para ellos. Asimismo, mencionó que el 39% piensa que las noticias son «muy negativas», datos que ayudan a comprender en qué deben innovar los medios para atraer a la que la investigadora denominó «generación de Spotify y Netflix».

Asimismo, el foro puso el acento en, tal y como dijo Fernando de Yarza –Presidente de WAN-IFRA y de Grupo Henneo (España– al inicio de la cita, entender «cómo hemos llegado a vender vajillas para mantener lectores». «Cuando dejamos de hacer buen periodismo, perdimos la esencia. Hoy la situación ha mejorado, afortunadamente», añadió. En esta misma línea se pronunció Paul Fichtenbaum, gerente de contenido en «The Athletic» (EEUU): «Si vamos a pedir la tarjeta de crédito, tenemos que ofrecer historias que no se encuentren en otros medios». Así, el congreso llegó a una conclusión esperanzadora que contrasta con la negatividad característica de los jóvenes: si hay inforamción de calidad, habrá motivación para consumirla. ¿Se conseguirá así ganar la fidelidad de unos jóvenes tan preparados que de ellos depende el futuro?

Cómo captar a los jóvenes

En el congreso se puso el foco en una estrategia basada en los lectores: más calidad e información individualizada. Todo ello, con el fin de ofrecer formatos que consigan captar a jóvenes de forma gratuita y, así, fomentar futuros suscriptores.