“Querrás tragártela enterita”, la polémica campaña de Netflix para promocionar ‘Sex Education’

En la calle Alcalá, justo donde se cruza con la Gran Vía, concretamente en el edificio del Círculo de Bellas Artes, se pudo ver un cartel gigante de Netflix con este eslogan

La polémica publicidad de Netflix de la que todo el mundo habla
La polémica publicidad de Netflix de la que todo el mundo hablaTwitter

Netflix ha estrenado ya este jueves la segunda temporada de su popular serie ‘Sex Education’, pero lo ha hecho generando cierta polémica. Y es que la plataforma de vídeo bajo demanda ha llevado a cabo una campaña que ha causado bastante revuelo en España.

En las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, Netflix ha empapelado marquesinas y edificios con publicidad que da qué pensar para promocionar la nueva temporada de la famosa serie estudiantil.

“Querrás tragártela enterita” o “Vamos a pasarlo genital”. Con estos agresivos mensajes, jugando con el doble sentido, la empresa de entretenimiento estadounidense decidió informar a los ciudadanos en Madrid de la nueva entrega de ‘Sex Education’.

En la calle Alcalá, justo donde se cruza con la Gran Vía, concretamente en el edificio del Círculo de Bellas Artes, se pudo ver un cartel gigante con una única frase promocionando la segunda entrega de la exitosa producción enfocada a jóvenes adolescentes.

La creatividad de Netflix ha vuelto a suponer un problema para el Ayuntamiento de Madrid, que ha retirado la enorme publicidad de la plataforma de la fachada del Círculo de Bellas Artes.

Sin embargo, estos no han sido los únicos eslóganes empleados por Netflix. En otras marquesinas de paradas de autobús se pudo leer también “A veces la realidad supera a la fricción”. Asimismo, la ciudad de Cuenca cuenta con uno de los lemas más adecuados y sugerentes: “Cuenca, te vamos a poner mirando a Netflix”.

Muchos se preguntarán si estas frases irrespetuosas o no. Pero lo cierto es que son una continuación de la publicidad que la misma plataforma utilizó para el estreno de ‘Narcos’. Fue en diciembre de 2016 y Pablo Escobar, interpretado por Wagner Moura, felicitaba las fiestas con un sutil “Oh, blanca Navidad”, haciendo alusión a la cocaína con la que trafica el protagonista.