Un thriller dialéctico en menos de quince minutos

Flooxer presenta la segunda temporada de «Gente hablando», la serie de Álvaro Carmona basada en conversaciones banales sobre temas trascendentales

"Gente hablando"
"Gente hablando"

Álvaro Carmona ha vuelto a demostrar que, donde hay un buen guion, hay una buena historia, sin importar la duración o el formato. La segunda entrega de «Gente hablando» cuenta con actores españoles de gran recorrido: Gorka Otxoa, Antonio Durán «Morris», Miki Esparbé, María de Nati, Mariola Fuentes, Manolo Soto, Raúl Fernández de Pablo, Itsaso Arana, Pilar Bergés, Dolores Martín y Berto Romero. Carmona dice que «es mucho más interesante dirigir a un elenco como este que actuar», aunque él acabó haciendo ambas cosas. Respecto a la primera temporada, el gran reto era hacer «algo más cinemático», lo que sin duda ha conseguido. «En un solo capítulo de esta temporada hay más movimiento que en toda la primera», apunta el director y guionista. Una primera entrega que conquistó a la audiencia y a la crítica, llevándose varios premios, entre ellos el de Mejor Serie de Formato Corto en el Festival Internacional Series Mania de Lille (Francia). «Gente hablando» es una ficción formada por capítulos independientes en los que dos personajes principales mantienen una conversación de menos de quince minutos sobre temas que dan para una larga reflexión. Se tratan cuestiones como la infidelidad, la rutina, la paternidad, las apariencias, la burocracia que hay detrás de la muerte…

Cambiar de postura

«Álvaro te cuenta en trece minutos un problema que puede ocupar media vida», resume Manolo Solo. El germen de esta serie son conversaciones que Carmona ha mantenido con gente de su entorno, por lo que se trata de un contenido muy autoral y personal. «Es un proyecto que guarda la esencia de Álvaro, es muy autoral y se nota que hay mucho corazón», comenta Itsaso Arana, que a su vez lo define como «un cine de acción pero de ideas, un thriller dialéctico». En un momento en el que todo parece ser blanco o negro, «Gente hablando» apuesta por las medias tintas, por las dudas, por cambiar de postura y, principalmente, por que no haya un ganador y un perdedor. «La única continuación que quería mantener respecto a la primera temporada era la esencia: dos posturas opuestas pero con ambas partes teniendo razón», defiende su creador.

El hecho de que los capítulos sean de corta duración supone más ventajas que inconvenientes. Según Carmona, el guion es todo pulpa, no hay nada de relleno, y aunque no llegan a los veinte minutos, lo cierto es que no dejan de pasar cosas desde el primer segundo. Gorka Otxoa defiende además que «la gente ya prefiere ver series de 45 minutos antes que películas de dos horas. Este es el futuro». Quizá el único «pero» que podríamos añadir es que las conversaciones son de tanta calidad que es inevitable que el espectador quiera más. Sobre si habrá una tercera temporada, se guarda silencio. Y no por cuestiones empresariales, sino porque será la cabeza y el alma de Carmona los que determinen si quieren lanzar nuevas reflexiones. «Si la hay será porque saldrán temas interesantes de tocar. Es una libertad como creador y un alivio porque puedes empezar desde cero», dice él mismo.

Todo el equipo se mostraba ilusionado con el estreno de la serie, convencidos de que va a conquistar al público (otra vez). Mariola Fuentes comentaba que hay pocas cosas que gusten más que ver a la gente hablando y añadía entre risas que «tenemos cosas más interesantes que decir que el Sálvame y, además, duramos menos». El reparto coincidía en que había sido un proyecto enriquecedor en el que cualquiera querría participar. «Los actores buscamos que nos dejen interpretar buenos guiones y aquí los hay», asegura Miki Esparbé. La ficción está ya disponible para los usuarios de ATRESplayer Premium, mientras que para disfrutarla online en abierto tendremos que esperar a este domingo. Berto Romero hacía una advertencia a la audiencia: «Cualquiera que le tenga miedo a la palabra “reflexionar”, que se lo quite de encima». Ha llegado el momento de superar temores…Y ponerse a pensar.