El plato frío de Sánchez para la Agencia Efe

Fernando Garea, presidente de la Agencia desde 2018 y que ayer comunicó a sus empleados su destitución, recibió la noticia por parte del Gobierno en una cafetería

Celebración en Madrid del 80 Aniversario de la Agencia EFE
Fernando Garea, durante un acto de la Agencia Efe con motivo de su 80º aniversarioChema MoyaEFE

Desde el comienzo de su mandato, Fernando Garea ha querido desligar al Gobierno de la Agencia Efe. Sin embargo, parece que su trabajo le ha salpicado. Ayer, el que ha sido durante 19 meses presidente de Efe, mandó un comunicado a sus empleados en los que les informaba de su cese del cargo por orden del Gobierno de Pedro Sánchez. Fue el pasado sábado cuando el Secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, le trasladó a Garea que iba a ser destituido de su cargo como presidente. Cabe destacar que, según ha explicado un antiguo trabajador de Efe a LA RAZÓN, la noticia la recibió Garea de una manera irrisoria: Oliver le citó para tomar café en un Rodilla –cadena de cafeterías popular por sus sándwiches– y explicarle la decisión de Sánchez en plato frío. Sorprenden las formas, aunque no mucho si se tienen en cuenta que las relaciones de Garea con el Ejecutivo estaban mermando últimamente. De hecho, Oliver no le dio más motivos que el hecho de que Sánchez quería un cambio de rumbo para Efe.

«En 2018 –año en el que asumió el cargo también bajo nombramiento del Gobierno y, específicamente, con la ayuda de Carmen Calvo– pedí apoyo expreso de todos los partidos a mi nombramiento y lo obtuve», explica Garea en dicho comunicado. «Meses después logré que todos firmaran un documento comprometiéndose a promover la elección parlamentaria de los presidentes de Efe, porque considero que es imprescindible esa desgubernamentalización de la agencia. El PSOE no lo firmó, pero se remitió a un acuerdo de su dirección que no ha sido derogado nunca», explicó. Cabe resaltar que el momento en el que fue nombrado presidente de Efe, en julio de 2018, coincide con la entrada de Pedro Sánchez en La Moncloa.

Un cambio radical

En el comunicado, Garea puso especial hincapié en la importancia de los trabajadores para la Agencia, así como en los cambios estratégicos que se han llevado a cabo. En cuanto a los empleados, resaltó que «son los que hacen real nuestro lema de “Efe siempre está” con su labor en 120 países del mundo», expresó y afirmó que «son los que tienen interiorizado el llamado estilo Efe que mezcla precisión, rigor, credibilidad, neutralidad y pluralidad». En esta línea, subrayó que «una agencia pública de noticias no es una agencia de noticias del Gobierno, ni siquiera una agencia oficial», y aprovechó para hacer alarde de su convicción de que, «como dice el Estatuto de la Redacción, Efe es propiedad de la sociedad de su conjunto».

Sin embargo, la destitución ha venido de la mano del Gobierno de Sánchez, siendo la sustituta de Garea Gabriela Cañas, periodista de «El País». Será la primera mujer en asumir el cargo de presidenta en los 80 años de historia de la Agencia y será mañana cuando el Consejo de Ministros acuerde su nombramiento. A diferencia de la designación del presidente de de RTVE, que debe ser revalidada por el Congreso, para esta no es preciso el respaldo de las Cortes. «He dado orden para elaborar informes sobre la situación económica, la de personal, la jurídica, la de redacción y la comercial para su entrega al próximo presidente de Efe», explicó Garea en el comunicado. Asimismo, resaltó «el cambio radical» que junto a su equipo ha llevado a cabo para poner a Efe a la altura de otras agencias internacionales.

Gabriela Cañas, la primera mujer en presidir Efe

Tras la destitución de Fernando Garea deprisa y corriendo, parece que el Gobierno de Sánchez busca dar un golpe de efecto y ha decidido poner a Gabriela Cañas como primera mujer presidenta de la Agencia Efe. Durante la mayoría de su carrera profesional, la periodista y escritora ha trabajado para «El País», donde fue jefa de las secciones de Madrid y Sociedad, así como corresponsal en París y Bruselas y editorialista.