«Hunters»: El ojo por ojo de Al Pacino contra los nazis

El viernes llega a Amazon Prime Video una serie creada por David Weil que narra la historia de una banda de cazadores de nazis que intentará evitar el nacimiento de un cuarto Reich en Estados Unidos

A la izquierda, Logan Lerman, junto a Al Pacino, ambos protagonistas de «Hunters»
A la izquierda, Logan Lerman, junto a Al Pacino, ambos protagonistas de «Hunters»Christopher SaundersChristopher Saunders/Amazon

La venganza es a veces utilizada por aquellas personas que no han encontrado respuestas en la justicia. En ocasiones, este ojo por ojo y diente por diente puede llevar a quien lo practica a erradicar más males o, por el contrario, a reproducirlos. En el caso de «Hunters», los protagonistas utilizan la venganza como un superhéroe utiliza sus poderes: para salvar al mundo de un mal mayor. La serie se estrena este viernes en Amazon Prime Video y tiene, nada más y nada menos, que a Al Pacino como el cabecilla de una banda de cazadores de nazis. Todo ocurre en Estados Unidos durante los años 70, época en la que dicho grupo, que se hace llamar «The Hunters», se percata de que un grupo de altos cargos nazis viven entre la población a sus anchas y conspirando para crear un cuarto Reich en Estados Unidos. Por supuesto, ni Meyer Offerman (Al Pacino), que fue superviviente de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial, ni el resto de su banda van a permitir que esas personas vuelvan a hacer lo que sus familiares y millones de personas más sufrieron durante años.

Ratoneras y anécdotas

La serie no es totalmente fiel a la realidad, pero sí que toma elementos basados en ella. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, varios nazis escaparon de Europa para evitar juicios por la barbarie que habían acometido. Algunos de ellos eligieron EE UU como destino y un grupo llamado «The Simon Wiesenthal Centre» se dedicó a darles caza. Por su parte, el creador de la ficción, David Weil, también explica que parte de la historia tiene que ver con su propia familia. Su abuela fue superviviente de los campos de concentración de Auschwitz y Bergen-Belsen. Weil recuerda cómo de pequeño ella le contaba historias sobre su pesadilla en aquellas ratoneras, anécdotas que el cineasta asemejaba a un cómic entre villanos y superhéroes. Ahora, dichas historias las ha trasladado a la pequeña pantalla de una manera que no es tanto de venganza, sino de justicia para la memoria de su abuela y de tantas otras personas.

Tanto la estética de la serie como su elenco se antojan lo suficientemente interesantes para que numerosos seguidores, bien de los nombres del reparto o bien de la historia de la humanidad, se asomen, al menos, a ver su primer episodio. La década de los 70 fue una época frenética, en la que los colores eran repelentes del gris y los pelos afro y las modas eran una exaltación del ansia por la libertad. Este hecho contrasta bastante en la serie con imágenes recreadas de los campos de concentración nazis, que se intercalan como recuerdos del personaje al que da vida Al Pacino. Por su parte, la variedad del elenco promete: además del protagonista de «El Padrino», «Hunters» cuenta con Logan Lerman, conocido por «Percy Jackson» y que interpreta a Jonah Heidelbaum –joven que, tras el asesinato de su abuela, superviviente del Holocausto, busca calmar su sed de venganza–, Josh Radnor –Ted Mosby en «Cómo conocí a vuestra madre»–, así como Lena Olin, Jerrika Hinton, Kate Mulvany, Greg Austin, Dylan Baker y Tiffany Boon, entre otros.

El FBI entra en escena

Además de la incansable lucha de los protagonistas de «Hunters» por dar caza a los iniciadores de la pesadilla del Holocausto, la trama cuenta con una historia paralela bastante interesante y que, inevitablemente, terminará conectando con el grupo principal. Se trata de Millie Malon (Jerrika Hinton), un agente del FBI que investiga la muerte de una científica de la NASA. Durante su estudio, descubre que la fallecida trabajó para el gobierno de Hitler, hallazgo que le hará atar cabos y relacionar otros casos en los que las víctimas también formaron parte de la muerte de millones de judíos.