«Esta mierda me supera»: El superpoder (seriéfilo) de los cómics

Hoy se estrena en Netflix una serie basada en las historietas gráficas del estadounidense Charles Forsman y creada por el mismo productor de «Stranger things»

Sophia Lillis da vida en «Esta mierda me supera» a Sydney, personaje inspirado en el cómic homónimo de Charles Forsman
Sophia Lillis da vida en «Esta mierda me supera» a Sydney, personaje inspirado en el cómic homónimo de Charles Forsman

La juventud es la más pura metáfora de la identidad. En esa época experimentamos, nos tropezamos, aprendemos, observamos y saltamos hacia la vida adulta tras un salto mortal desde la más profunda inocencia. Desde el colegio hasta, si hay suerte, la vida laboral, una persona va encontrando sentido a su propia personalidad, ya sea a través del aprendizaje propio o siendo un reflejo de la sociedad. La delicadeza de esta etapa ha servido como inspiración para numerosos trabajos artísticos y, en el caso de Charles Forsman, autor de cómics estadounidense, esta época es su musa. Es el creador de «The end of the f***ing world», la serie de Netflix que «lo petó» con su estreno en 2017. Se trata de una ficción basada en las novelas gráficas de Forsman y trata, en efecto, de dos jóvenes rebeldes y con una personalidad complicada, producto de una infancia desestructurada. Pero no es el único trabajo del autor que habla sobre este tipo de problemas, pues hoy se estrena en Netflix «Esta mierda me supera», «I am not okay with this» en inglés. Esta nueva adaptación trata de Sydney (Sophia Lillis), una quinceañera que va al instituto mientras lidia con las complejidades de su familia, su sexualidad y unos misteriosos superpoderes que nacen desde lo más profundo de su ser. Esta última característica hace que la ficción sea heredera de «Stranger Things». De hecho, entre los productores de «Esta mierda me supera» figuran Jonathan Entwistle, director y productor de «The end of the F***ing world» y Shawn Levy, productor de «Stranger things».

Explica Forsman que su mayor miedo ante una adaptación de uno de sus cómics está en que «el tono de la serie se aleje de lo que expreso en mis cómics». Sin embargo, sí afirma que Netflix ha conseguido satisfacer sus expectativas con esta ficción. Respecto a esto, sea complejo o no realizar una adaptación de una novela gráfica, es llamativo que la plataforma cada vez confía más en los cómics para sus producciones. Parece que la moda de adaptar libros se ha esfumado para dar paso a producir historias basadas en cómics, iniciativa que es tan seductora como especial, ya que se trata de dar vida y movimiento a unos cómics que ya tienen una energía intrínseca en sus diálogos. Al igual que «Esta mierda me supera», Netflix ha confiado en las novelas gráficas para otras series como «Locke & Key», basada en las historias de Joe Hill, o «El Vecino», inspirada en las historietas de Santiago García y el dibujante Pepo Pérez.

Viñeta del cómic "Esta mierda me supera", de Charles Forsman
Viñeta del cómic "Esta mierda me supera", de Charles Forsman