Un laberinto basado en «Black Mirror»

Un parque de atracciones de Londres hará realidad la primera experiencia basada en la serie distópica más famosa del momento

Imagen de uno de los episodios más vistos de «Black Mirror», «Caída en picado», disponible en Netflix
Imagen de uno de los episodios más vistos de «Black Mirror», «Caída en picado», disponible en Netflix

«Black Mirror» ya forma parte del imaginario colectivo. Y no es de extrañar. Se trata de una de esas ficciones que consigue sembrar dudas pero, sobre todo, invita a cuestionarte algunas cosas: «¿Y si...esto ocurriera de verdad?». La serie de Charlie Brooker comenzó su emisión allá por el 2011 en el canal británico «Channel 4», sin embargo, no fue hasta 2016 cuando se convirtió en un verdadero fenómeno universal de la mano de Netflix.

La plataforma comenzó a llevar las riendas de su producción incorporando nuevos capítulos, nuevas temporadas y llegando a rincones que parecían inalcanzables en un primer momento. «Black Mirror», «Espejo negro» en español, hace referencia a las pantallas.

A ese intermediario insalvable al que pertenecemos. Desde escribir estas líneas, hasta una felicitación, pasando por las realidades más crudas que llegan a materializarse a través de los aparatos electrónicos, por su parte, cada vez más complejos. La serie distópica reúne más de una veintena de capítulos diferentes pero interconectados, contextualizados en una distopía tan surrealista como posible. La serie trata los entresijos sociales más sucios y más perversos del ser humano pero también trata del amor y de su desarrollo en un mundo absolutamente controlado por las más avanzadas tecnologías.

«San Junípero», «Blanca Navidad» o «Cállate y baila» son algunos de los títulos más nombrados de la producción. Sin embargo, la aventura que nos ofrece «Black Mirror» queda lejos de llegar a su fin. «Bandersnatch» es el nombre del último capítulo de la penúltima temporada estrenado en 2018. Los creadores y productores de la serie decidieron hacer de éste, una película interactiva. Una buena forma de experimentar con el espectador, de hacerlo partícipe. Como si se tratara de un videojuego, «Bandersnatch», te permite formar parte de la historia. Son los años ochenta y un joven quiere hacer realidad su sueño de crear un videojuego. No obstante, la trama no es previsible ya que es el propio espectador el que elige la inercia de los protagonistas. A través de preguntas y una serie de posibles respuestas, puedes cambiar el transcurso de la historia. Brooker afirmó la existencia de 5 finales diferentes y millones de combinaciones posibles hasta llegar a ellos. Este lanzamiento revolucionó las redes y las mentes de los usuarios, sin embargo, queda mucho que analizar tras esta repercusión.

¿Hasta qué punto somos realmente partícipes? ¿Disfrutamos viendo sufrir aunque se trate de ficción? Como bien indicaron en su momento los creadores, ningún final era feliz. Ninguno conjugaba el éxito con la felicidad. Se deambula entre el equilibrio mental, la agresividad, la violencia, la inseguridad y las drogas. Y tú eres el «culpable» de cada decisión. ¿Qué ocurriría si la realidad superara la ficción? No habrá que esperar mucho para comprobarlo. A pesar del éxito y de la acogida, no todo el mundo aceptó esta propuesta. La editorial de los libros «Elige tu propia aventura» demandó a Netflix por un presunto delito de infracción pocos días después de su estreno, alegando un uso indebido de esta acción y contaminando de manera irreversible una iniciativa creada por y para los más pequeños.

Un laberinto...¿sin salida?

Cuando parecía que los límites habían sido alcanzados, llega Thorpe Park y los supera. «Black Mirror Labyrinth» es el nombre de la atracción basada en una de las series más conocidas del mundo. Se trata de un parque de atracciones situado a las afueras de la ciudad de Londres que ha integrado un espacio dedicado a la excentricidad que propone la ficción.

A finales de marzo, las puertas de «Black Mirror Labyrinth» abrirán al público tras su cierre estacional. Desde el mismo parque han querido anunciar que se tratará de la primera experencia de «Black Mirror» en la vida real y apuntan, permitirá al individuo conectar con lo que la serie de Brooker intenta transmitir. Planteamientos existenciales, decisiones vitales y una dependencia tecnológica obligatoria son algunos de los elementos que plantean desde el parque. «Black Mirror» mantiene una expansión innegable. Desde sus controvertidos capítulos, hasta una de las películas más comentadas del siglo XXI y ahora, desvaneciendo unos límites que parecían anclados.

Las preguntas que se plantean al ver las historias, aumentan la preocupación intrínseca que conlleva un mal uso de las redes sociales y, en definitiva, de las tecnologías. Cuando todos esos miedos adquieren forma, se plantea otra pregunta, ¿habrá peligro en «Black Mirror Labyrinth»? y lo más importante de todo...¿tendrá salida?