¿Dónde ver documentales sobre Hiroshima?

Con motivo del 75 aniversario del lanzamiento de la bomba nuclear, DMAX y Canal Historia emiten hoy varios documentales

Uno de las víctimas del ataque de Hiroshima
Uno de las víctimas del ataque de Hiroshima FOTO: Photographer unknown. Coutesey of NARA | DMAX

«No podría diferenciar entre hombres y mujeres, sus cabellos de punta, sus rostros hinchados hasta el doble de su tamaño, sus labios colgando, con ambas manos extendidas, y la piel quemada colgando de ellos», contó Yoshiki Kajimoto, uno de los supervivientes del lanzamiento de la bomba nuclear en Hiroshima. Por su parte, Paul Tibberts, el piloto del «Enola Gay», cuyas grabaciones salieron hace años a la luz, dice: «Vi el resplandor y lo saboreé. Sí, se podía saborear. Sabía a plomo. Era por el empaste de mis dientes y pensé: ‘‘O sea que así es una radiación'‘. Sentí ese sabor y fue un gran alivio porque supe que había explotado».

Estos son solo dos testimonios de lo que sucedió hoy hace 75 años: el bombardeo de Hiroshima ordenados por el presidente de EE UU Harry S. Truman. Con él, y el posterior en Nagasaki, se puso fin a la II Guerra Mundial tras la rendición incondicional de Japón. Se estima que ese día fallecieron de manera instantánea 80.000 japoneses y fue el germen de la Guerra Fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos.

Sacrificarse en masa

Hoy, tanto Canal Historia como DMAX, han preparado una programación especial para recordar uno de los episodios históricos más decisivos del siglo XX. DMAX ofrece dos documentales para explicar las causas y las consecuencias de ese día en el que los humanos tuvieron conciencia de que eran una especie que tenía en poder de sacrificarse en masa, de forma rápida y podríamos decir que con un procedimiento casi aséptico, sin que se enfrentarán cuerpo a cuerpo diferentes bandos.

A las 22:00 la cadena emitirá «Hiroshima: la historia real». En este documental se narra de forma pormenorizada los acontecimientos que se produjeron, antes, durante y después del lanzamiento de «Little Boy», nombre con el que se bautizó a la bomba atómica que cayó sobre la ciudad japonesa. Este artefacto se lanzó desde el avión llamado «Enola Gay». Explotó a 590 metros de altura y liberó una energía equivalente a 13.000 toneladas de trinitrotolueno. Lo primero que se sintió fue un ruido como nunca se hubo escuchado y un resplandor que iluminó todo el cielo. Afectó a doce kilómetros a la redonda. El programa muestra las conversaciones privadas entre los líderes del mundo antes de que esto sucediese, tanto entre los aliados como los japoneses, lo que sucedió dentro del avión que llevaba el artilugio y los padecimientos de la población de Hiroshima. Muchos de sus habitantes, tras el ataque, deambulaban como muertos vivientes entre cenizas y humo sin saber que estaban expuestos a una lluvia radioactiva. Aparte de los daños físicos, salió a la luz una enfermedad invisible: los efectos psicológicos que trajo consigo una paralización colectiva, producto del miedo, y la sensación de inseguridad y de terror constante. Para contar lo que sucedió, «Hiroshima: la historia real» recurre a testimonios de los que lo vivieron.

A las 00:30 horas se programa «Proyecto Manhattan». A partir de reconstrucciones históricas e imágenes caseras, se pone el foco en cómo los mejores físicos de Estados Unidos se conjuraron para conseguir una bomba nuclear antes de que lo lograran sus homólogos alemanes. En 1943, estas eminencias recibieron una carta clasificada. En ella se decía: «Vaya al 109 de la avenida East Palace, en Santa Fe, Nuevo México, Allí podrá encontrar el modo de completar su viaje». Desde allí, les trasladaron al desierto. Entre arena, cactus y barracas diseñaron el prototipo de la bomba nuclear.

Por su parte, Canal Historia, también se vuelca en el evento. Para empezar, emite «Hiroshima 75 años», que arroja luz sobre el ataque a esa población y, tres días después, a Nagasaki. Pero la cadena de pago quiere contextualizar lo que ocurrió dentro del gran puzle de la II Guerra Mundial. Y ofrece un documento de lo que sucedió en las semanas previas: Japón no se rendía a pesar de que las tropas estadounidenses les estaban cercando por mar y aire. A cambio, los nipones luchaban con más intensidad con los kamikazes, los ataques suicidadas llevados a cabo por pilotos de la unidad especial que pertenecía a la Armada Imperial japonesa. ¿Cómo se podía forzar la rendición?, ¿había que matarles de hambre o lanzar un gran despliegue militar como en Normandía? La respuesta ya se sabe. Hubo una tercera opción, la más devastadora de todas. Canal Historia pone a la disposición de los espectadores otros dos documentales: «La historia al descubierto» –que cuestiona algunos hechos históricos de ese tiempo, como si Mao era un mal necesario para la modernización de China o si el Plan Marshall salvó a Europa– y «La II Guerra Mundial de principio a fin».