«Antidisturbios» con porras, carne y hueso

El jueves Movistar+ estrena una serie de 6 capítulos que, creada por Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña, combina acción con un retrato humanista

Hace dos años, el barrio de Lavapiés de Madrid fue testigo de la muerte de una persona por paro cardíaco ante, supuestamente, una serie de altercados con la policía. El episodio obtuvo gran reacción social a nivel nacional, derivando en protestas y manifestaciones de una población atiborrada de imágenes violentas entre porras y gritos. Ahora, Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña han echado mano de dicha repercusión para lanzar una serie que arranca con un problema similar. De hecho, tal es la inspiración que las escenas se han rodado en el mismo barrio madrileño.

El jueves se estrena en Movistar+ «Antidisturbios», una serie policíaca de 6 capítulos, de aproximadamente 50 minutos de duración cada uno. Los guionistas de «El Reino» exponen, a través de una mirada humanista, el trabajo de 6 antidisturbios, quienes ejecutan un desahucio en el centro de la capital que se complica y donde una persona acaba muriendo. Ante esto, Asuntos Internos inicia una investigación que, de la mano de la incansable Laia (Vicky Luengo), pretenderá demostrar que hay más detrás de dicho conflicto.

Ni blanco ni negro, gris

«Me gustaba la idea de meternos en el cuerpo de un antidisturbio», afirmó Sorogoyen durante la presentación de la serie en el Festival de San Sebastián. «Las hostias y las órdenes se reciben en primera persona. No como cuando ves una película, sin más, en el sofá», aseguró el director, añadiendo que el público debe dejar los prejuicios a un lado para poder sacar sus propias conclusiones del argumento. Estos recelos iniciales «son injustos», dijo Sorogoyen, «cuando piensas en los antidisturbios tiendes a englobarlos a todos en el mismo paquete, como si fueran iguales, buenos o malos, pero quedando con ellos te encuentras con que cada uno tiene sus motivaciones y su temperamento».

Por ello, el objetivo de «Antidisturbios» no es reflejar el blanco o el negro, sino el gris. Encontrar el punto intermedio en una serie de situaciones donde los policías, detrás del casco, siguen siendo personas. Por ello, además de haber contado con el agente Felipe Hita para enfatizar en los detalles de la actividad policial, la ficción narra la historia metiéndose en la piel de los 6 protagonistas. Y en sus casas. Un retrato psicológico que esclarecerá qué ocurre con estos agentes, qué opinan de su trabajo, cómo viven con su familia y bajo qué presiones se enfrentan con los ciudadanos. Todo ello, eso sí, con el contrapunto de la mirada de Laia, quien se obsesionará con el caso.

Los seis aparentemente bruscos policías serán interpretados por un elenco de la talla de Raúl Arévalo, Álex García, Roberto Álamo, Raúl Prieto, Hovik Keuchkerian y Patrick Criado. Unos perfiles de intérpretes diversos, con los que se busca realizar un diseño de personajes que favorezca el hiperrealismo de la trama. ¿Hasta qué punto la serie, reflejando la vida diaria de los antidisturbios, conseguirá cambiar la perspectiva, o no, de lo que ocurrió en 2018 en Lavapiés?