«Nasdrovia», de la comedia al thriller, ¿o era al revés?

Movistar+ estrena este viernes esta nueva serie de seis capítulos protagonizada por los actores Hugo Silva, Leonor Watling y Luis Bermejo

Edurne (Leonor Watling) tiene la boca ensangrentada y camina de rodillas mientras intenta recoger sus ¿dientes? ¿En serio? He aquí «Nasdrovia» Con todos ustedes el nuevo trabajo de Marc Vigil que llega a Movistar+ el próximo viernes, con la colaboración de Globomedia. La cosa empieza mal, o empieza bien. ¿Quién sabe? La vida es confusa cuando el punto de partida es la crisis de los 40 de dos abogados de mucho éxito que antes fueron pareja. Hugo Silva y Leonor, con un extraordinario Luis Bermejo, encabezan un reparto que no van a dejar indiferente en esta serie que se administrará en pequeñas dosis: dos semanales y antes de que acabe el mes habrá puesto fin (seis episodios). Así lo ha dispuesto la casa como ha hecho con otras entregas. «Nasdrovia» cuenta con un formato de corta duración, no llega a la media hora, pero inversamente proporcional a su intensidad. «Tenía muchas ganas de un formato así», dice Leonor Watling.

De la risa a la carcajada

Lo cierto es que cuesta catalogarla, podemos hablar de comedia que pasa por un thriller o ¿era al revés? «Es una comedia que se cocina a fuego lento, hay unos conflictos, una trama de thriller y cuando te quieres dar cuenta ya te has sumergido en ese mundo. Son situaciones cómicas, no chistes. Es muy diferente a todo. Hay que darle tiempo, pero es súper adictiva. De la risa pasas a la carcajada», nos cuenta el director Marc Vigil.

«Si ves un capítulo ves todos» dices Hugo Silva , «la comedia -prosigue- forma parte del ser humano, es supervivencia. Existe en nuestra propia inteligencia. Hay que tener una mirada crítica de lo que tenemos alrededor. Si no tenemos el permiso de reírnos no podríamos sobrevivir», alegó el actor, que recordó que había sido un «rodaje estupendo en Madrid, hemos comido, cenado todo el equipo, como esos que haces fuera», recuerda. Una grabación pre Covid-19, por cierto.

Esquivar la cámara

«Hay cosas que sólo se pueden decir si te estás riendo», apunta Leonor Watling, que reconoció que su mayor desafío era «sentir que estabas a la altura». «Creo que esta serie le va a gustar a todo el mundo que le gusten las cosas buenas», comentaba Watling. Es el personaje de Leonor, Edurne, el único, que traspasa la frontera y es cómplice con el espectador: «Los guiones son difíciles cuando los personajes no están bien construidos, y no era el caso. Es verdad que como actor tienes mucho reparo a mirar a cámara porque llevas toda la vida ignorándola».

Luis Bermejo tiene un papel cumbre y además de aprender a «hacer que cocina» echó sus horas «al ruso». «Es casi una serie de autor. Hay un ojo detrás de cada capítulo, el corazón de cada uno de los intérpretes», dice Bermejo. Mientras Vigil recuerda entre risas una de esas locas escenas en la que había «cinco rusos, un alemán, un portugués y nadie hablaba español y de pronto te ves con el reloj, una secuencia complicada y ya no sabes ni en ¡qué idioma estás hablando! La verdad es que hacer comedia así era difícil. ¡Ya ni sabía!», concluye.