«Liarla Pardo»: 100 veces Cristina

La periodista alcanza el centenar de programas este domingo en laSexta con su particular visión del mundo

Cristina Pardo hace el programa que le gusta y con la gente que le gusta, cada domingo en laSextaLa SextaAtresmedia

Es muy difícil no contagiarse del optimismo y la energía de Cristina Pardo incluso aunque hablemos por teléfono. La periodista, que cada domingo a las 15:30 presenta «Liarla Pardo», ha conseguido imprimirle un sello muy personal al espacio y eso se traslada a sus invitados, colaboradores y temas. Y, además, ahora ha conseguido un hito más en su carrera del que se siente especialmente orgullosa, ya que mañana emitirá su programa número 100. «Tengo ilusión porque es muy difícil aguantar 100 programas en televisión y más en los tiempos que corren, en los que nadie está dispuesto a arriesgar por nada. Creo que es una buena noticia y, sobre todo, coincidiendo con la temporada en la que nos han ampliado el horario», explica la presentadora a LA RAZÓN.

Echenique no quiso ir

Y a pregunta de qué hace que el espacio de Cristina Pardo tenga éxito, nos desvela que «es fácil: para las entrevistas que no son políticas, a mí me gusta escuchar a gente muy variopinta». Así, salpica su espacio de distintos perfiles, desde actores, cantantes y humoristas, hasta personajes tan dispares como Baltasar Garzón, Pedro Duque, Rita Maestre o José Luis Martínez Almeida. «Todo el mundo es susceptible de decir cosas interesantes, aunque sea durante 10 minutos, algo que aprendí de Pablo Motos», aclara Pardo, que después de «tanto tiempo haciendo política», descubrió un gran mundo «ahí fuera», lleno de gente «que piensa distinto cada día». A la hora de hablar de temas políticos, sí reconoce que tiene sus preferencias entre los entrevistados, porque «hay gente mucho más interesante que otra», y ahí la periodista confiesa que no siempre consigue llevar a quien quiere: «El domingo pasado que hablamos del asunto que había pasado entre Teresa Rodríguez y Unidas Podemos, que la habían intentado expulsar del grupo parlamentario, ese día tuve a Rita Maestre y en el plató a Tania Sánchez, que estuvieron en Podemos, pero ahora no están, y algunos dirán que se inclinaba hacia un lado. Pero yo llamé a Podemos y pedí a Echenique, aunque no me quisieron poner a ninguno». Se nota contrariedad en sus palabras como periodista.

Pero no se confundan. Le insistimos a Cristina Pardo sobre si su manera afable y optimista de ser choca frontalmente con que sea una profesional directa. «No me veo tan distinta en la televisión de como soy. Es verdad que soy una persona impaciente y muy nerviosa y no me gusta que me tomen el pelo ni se anden con rodeos. Soy muy directa porque espero que las respuestas que me den sean iguales». Incluso su padre le sugiere en directo que despida a invitados que evitan contestar, pero Cristina se empeña en no dejarles irse hasta conseguir respuestas. En el momento actual de pandemia no quiere recibir nada más que réplicas que ofrezcan «mensajes claros y rotundos por parte de las personas que nos gobiernan sobre en qué momento estamos, a dónde vamos, y qué nos va a pasar».

Tras la felicidad

Y en esa búsqueda de respuestas, en este aniversario contará con la presencia de José Manuel García Margallo, «porque fue ministro de exteriores y es una persona que puede hablar de lo que ha pasado en EE UU y es del Partido Popular, y ahora mismo están haciendo una oposición confusa y eso despista mucho a los electores y eso no se debe hacer». También estará en plató la periodista Julia Otero, el actor Antonio Resines y Gonzo para presentar la nueva temporada de «Salvados», así como varios especialistas que intentarán responder a preguntas que la propia Cristina se hace sobre la pandemia.

«Solo quiero trabajar en sitios, con personas o con formatos que me hagan feliz», así resume Pardo su filosofía profesional actual que ha conseguido atrapar cada domingo a casi un millón de espectadores. Y con lo que le gusta hablar, hay Cristina Pardo para liarla otros 100 programas más.

Un crisol de colaboradores

Ramoncín, Francisco Marhuenda, Antonio Miguel Carmona... son algunos nombres de los colaboradores que «Liarla Pardo» tiene cada semana. Muchos son elecciones extrañas, porque no gozan del favor de los espectadores, pero Pardo insiste en que «me interesa la gente que exponga una opinión reflexionada, con argumentos, aunque luego no estés de acuerdo». Reconoce que ahora se decanta por entrevistados «que tengan que ver con la salud mental, porque me parece que estamos en un momento que resulta complicado mantener el equilibrio», y niega que le vaya a cerrar la puerta a nadie para que no vuelva al programa, pero sí le quedó mala sensación cuando Toni Cantó «llamó tonto a Pedro Sánchez».