Iker Jiménez resucita el triple asesinato y duda de la versión oficial

Contó con varios forenses y periodistas y mostró una recreación de cómo sería Anglés hoy

EIker Jiménez sobre el caso Alcàsser
EIker Jiménez sobre el caso AlcàsserLa RazónCuatro

Iker Jiménez siempre ha ido por libre puesto que su programa, “Cuarto Milenio”, se lo permite. Así que tras mojarse en temas sobre la pandemia del coronavirus, la última entrega de su espacio dedicó gran parte de su tiempo ha hablar del asesinato de las niñas de Alcàsser. Intervenciones de los doctores Luis Frontela y José Miguel Gaona, los periodistas Javier Martínez y Francisco Pérez Caballero y el criminólogo Félix Ríos.

El equipo de “Cuarto Milenio” quiso hacer una recopilación de las informaciones que se conocen sobre la tragedia de Míriam, Toñi y Desirée. Entre estas pruebas están las investigaciones de la policía inglesa sobre el presunto asesino, Antonio Anglés, los vehículos de la fuga de éste y de Miguel Ricart y las pruebas forenses y analíticas de los 700 pelos hallados en la fosa.

La recopilación no aportó muchas novedades, salvo aquellos huesos encontrados en junio del año pasado y que las pruebas de ADN dieron a Míriam García como correspondencia. Hablaron de la supuesta fotografía que identifica a Anglés en un barco en el que supuestamente habría huido en 1993, y la conversación entre éste y un trabajador de una agencia de transportes lisboeta.

Tras la teoría de dónde está Antonio Anglés, presuntamente en fuga, aunque algunos investigadores creen que murió ahogado. El programa además, hizo una simulación por ordenador de cómo sería ahora Antonio Anglés.

Jiménez relató entonces lo que se consideran dudas o rarezas dentro del triple crimen. Miriam no murió 75 días antes de encontrarla. Murió en fechas muy recientes a su hallazgo. En la Romana fue el segundo enterramiento, eso lo tengo yo muy claro. Esto es algo puesto allí en este momento y que en aquel momento no estaba”, dijo Fernando García, padre de Míriam.

Luego, los colaboradores habituales del programa analizaron hechos como que no existan fotos de los cadáveres dentro de la fosa, no se realizó ningún informe sobre la posición de is cadáveres, faltaban trozos de la moqueta, se cambiaron objetos de lugar para las pruebas fotográficas, en la misma zona se encontró un pie cuatro años antes del crimen de Alcàsser, el detenido Ricart ha dado varias versiones contradictorias sobre los hechos, o que una vértebra hallada junto a los cadáveres no eran de ninguna de las tres niñas.

Luego Iker Jiménez pasó el testigo a Luis Frontela, el doctor que realizó la segunda autopsia y denunció varios hechos cómo que el levantamiento de los cadáveres no fue realizado con profesionalidad: No se puede hacer eso a la ligera, allí se habrán pasado por alto, quizá, números indicios que si se hubiese hecho eso de otra forma reglada, quizá no se hubiesen perdido o pasado desapercibido”, y añadió que “si hablo la verdad de lo que pienso que se ha hecho, me despellejarían”. El colaborador de “Cuarto Milenio”, José Miguel Gaona, habló entonces de la “intuición” de los profesionales más allá de las pruebas. Según Jiménez cree que a Anglés lo hicieron desaparecer, a lo que Gaona contestó: “No sería extraño. Muchas veces en el mundo forense se mueve información subterránea, comentarios, historias...”.

Al final del programa, su presentador aprovechó para contestar a los que critican que dedique un espacio al crimen de Alcàsser y removerlo para conseguir audiencia. “¿Cómo va a descansar un padre al que le ha pasado esto y no sabe qué ha sucedido?”, explicó Jiménez, que quiso defender la postura de Fernando García, y que entiende “perfectamente que quiera seguir investigando lo que pasó con su hija Miriam, y mi única forma de aportar algo a esta causa es continuar con las pesquisas periodísticas”. Y matizó que una razón para hacerlo era porque no le convencía “la teoría oficial”.