Miguel Bosé carga conta Jordi Évole: “Creó unas encerronas incómodas”

El actor habló de cómo tras la primera parte creyó que en la segunda se le trataría igual

Bosé en Teve Cat
Bosé en Teve CatTwitterTeve Cat

De desaparecido a omnipresente. Miguel Bosé ha pasado de no tener ningún contacto con los medios a revolucionar la televisión con sólo dos apariciones en el programa de laSexta “Lo de Évole”. Tras una primera entrevista sobre su infancia y su relación con las drogas y sus padres, y una más dura en la que salió a flote todo su negacionismo por la pandemia mundial, ahora ha vuelto a hacer unas declaraciones para el programa Teve Cat con Carlos Fuentes. En este caso para quejarse por sentirse decepcionado con Jordi Évole y su presunta amistad que se le ha vuelto en contra.

Évole confesó en su momento al programa de Antonio García Ferreras “Al rojo vivo”, que había recibido un mensaje de audio en el que celebraba cómo habían emitido y editado la entrevista, que le había resultado “entrañable y natural”. Pero en una entrevista con Carlos Fuentes para Teve Cat, Bosé carga contra el periodista de laSexta explicando que al principio “él me llamó por la admiración mútua entre los dos”, comenzó diciendo, y luego relató que por eso “accedí y dije que sí”.

Pero tras la emisión de la segunda parte, no todo fue tan bien: Dije que sí pensando que el resultado de la entrevista iba a ser otro, iba a ser mejor, iba a ser más respetuoso”. En ese momento, casi renegando, aclaró que “él alardea mucho de que yo soy su amigo. Ya le dije, si tratas así a tus amigos, no sé como tratarás al resto”.

En esa segunda entrega, hablando del coronavirus, y siempre según la versión de Bosé, al hablar de lo que el artista llama “plandemia”, el periodista “creó unas encerronas incómodas”, que no fueron del agrado del invitado. Pero también aprovechó la entrevista para volver a remarcar su postura: “Creo que está bien que la gente con ese material que tiene opine y se dé cuenta”, dijo en un intento de ganar adeptos, e insistió en que “se dé cuenta no solo de mi postura, sino sobre todo lo que se deriva de esos momentos del miedo que los oficialistas nos tienen a nosotros los negacionistas”.

Critica a Évole también porque consideró las entrevistas como “una trampa” que no se esperaba y le recriminó ser “un tipo que tenía que defender una postura” y asegura que Évole “acabó perdiendo”. En su defensa del negacionismo asegura que aquellos que creen en la existencia de la pandemia “no tienen fuerza” en sus argumentos y acusó a los medios de una “manipulación inmensa”, de “miedo al negacionismo” y a “las conspiraciones”. Y de hecho, acusó a los políticos: “Necesitamos una nueva clase política más formada, que no diga mentiras, porque estos mienten cada día que respiran .”

Otro momento es en el que el artista se defiende de las críticas con la frase, " Soy libre porque creo “, para a continuación emocionarse y empezar a llorar tapándose la cara con las manos. Antes de terminar la entrevista mandó un recado a Jordi Évole al que le dice “si los entrevistadores comienzan las entrevistas como batallas, empezamos mal”.