Ucrania contra “Emily en París” de Netflix

El ministro de Cultura ha visto la serie y ha elevado una queja formal

Emily in Paris
Emily in Paris

En España nos pasa mucho que las series son objeto de escrutinio popular cuando a veces sobrepasan algunas lineas que para algunos son rojas. Nos referimos a estereotipar a homosexuales, negros, moros, chinos o de cualquier otra nacionalidad, en ocasiones para causar la mofa. Pues en esta ocasión ha sido por retratar a un personaje ucraniano en la serie de Netflx “Emily en París”.

En esta nueva temporada, la protagonista, Emily (Lily Collins) se enfrenta a problemas personales, pero también laborales por las exigencias de su trabajo en la capital francesa y las barreras culturales con sus nuevos amigos. Para superar algunas trabas, se inscribe en Chicago en una clase de francés para principiantes y conoce a Petra, una ucraniana interpretada por la actriz Daria Panchenko.

Petra a la izquierda con Emily
Petra a la izquierda con Emily FOTO: Netflix Netflix

¿Qué pasa? Que el personaje de Petra acaba robando ropa en un centro comercial lo que deja una extraña sensación en el ánimo de Emily. Por eso llegó el recado de Oleksandr Tkachenko, ministro de Cultura de Ucrania, que rechazó la trama y explicó que “En ‘Emily en París’ tenemos la caricatura de una mujer ucraniana, que es inaceptable. Por otro lado, también es ofensiva. ¿Se verá así a los ucranianos en el extranjero? ¿Quienes roban, quieren obtener todo gratis, tienen miedo de la deportación? Ese no debería ser el caso”, escribió en su canal oficial de Telegram tras el estreno de la segunda temporada.

Además Tkachenko, que se reonoce seguidor de la serie, expande la culpa a Netflix: “La plataforma conoce bien Ucrania. Basta con decir que la mayoría de las calles de París en la película ‘El último mercenario’ se filmaron en Kiev”. Y quiso poner en valor la cultura de su país que ha dado grandes nombres como “la directora Oksana Lyniv, la tenista Elina Svitolina, la cantante Jamala, la diseñadora Vita Kin”. Su promesa se radica en “seguir luchando contra los estereotipos. “Porque si en las décadas de 1990 y 2000 los ucranianos fueron retratados principalmente como gánsteres, con el tiempo eso ha cambiado”, ha concluido.

No es el primer caso

Parece que “Emily en París” no tiene buena fama después de que en su temporada de estreno recibió críticas de franceses que la serie mostraba clichés obsoletos sobre la ciudad y sus habitantes. También por cómo presentan al novio británico de la protagonista por su manera de ser y de actuar.