80 días, nada más, para dar la vuelta al mundo

Movistar Plus+ acaba de estrenar una miniserie en el 150 aniversario de la publicación por Julio Verne

Ibrahim Koma, David Tennant y Abigail Fix interpretan a los protagonistas de esta revisión del clásico de Verne
Ibrahim Koma, David Tennant y Abigail Fix interpretan a los protagonistas de esta revisión del clásico de Verne FOTO: La Razón AMC

«Detuve una bala dirigida al presidente de Francia; contemplé París desde un globo, hice pasar un tren sobre un puente medio derruido. Hoy me han salvado la vida un árabe y una inglesa repudiada». Estas palabras definen perfectamente lo que significó para una época la publicación en 1872 de «La vuelta al Mundo en 80 días» del escritor francés Julio Verne. Su origen, novela por entregas publicada en «Le Temps», cuadra perfectamente con producirla como una serie de televisión, ya copadas las adaptaciones teatrales (tres), las de radio (2009) narrada por Mario Vargas Llosa y las ocho cinematográficas. Movistar Plus+ acaba de estrenar la séptima adaptación a la pantalla, una serie de ocho episodios, dirigida por Steve Barron, y protagonizada por David Tennant como Phileas Fogg, Ibrahim Koma, como el inseparable Passepartout y la incorporación del papel de la señorita Abigail Fix (Leonie Benesch) en el papel de una reportera del «Daily Telegraph».

Esta versión mantiene intacta la idea original de la apuesta en el club de caballeros y el trayecto que Fogg intenta seguir, al igual que la utilización de los diversos medios de transporte a disposición de los protagonistas en el mundo de 1872. Pero todo lo demás es distinto. No estamos ante un Fogg con seguridad en sí mismo y en su capacidad para adentrarse en un mundo que aturdiría a cualquiera. Ya sabemos que Tennant tiene tendencia a hacer suyos cada personaje que toca («Doctor Who», «Broadchurch», «Good Omens»). Así que con la connivencia del director y los guionistas (que también se las vieron con los haters cuando mostraron un ayuda de cámara negro, y con los puristas de la obra de Verne al incluir una a una joven periodista), la serie nos muestra a un caballero de clase alta inglés encerrado en su propia monotonía y que una misteriosa postal lanza a la aventura de dar la vuelta al mundo cuando su único viaje ha sido a Edimburgo.

Una superproducción

A partir de ahí, la ficción va moldeando un ser diferente, que se empapa de las culturas que visita y que recupera el valor de la vida, la amistad y hasta del amor. Ojo que el ayudante de cámara que todos guardamos en la retina (bendito Rigodón) no tiene nada que ver con el despistado y afable francesito. Veremos que es un personaje complicado y con un bagaje vital que le marca durante toda la serie. Todo ello respaldado con la coproducción europea de Slim Film y Federation Entertainment para la Alianza Europea (France Télévisions en Francia, ZDF en Alemania y RAI en Italia) y que también han adquirido PBS en Estados Unidos, BBC en Inglaterra, Peu Communications en Sudáfrica y RTBF en Bélgica. Destaca la belleza de las localizaciones que veremos, que se han filmado en tiempos de pandemia entre Rumanía y Sudáfrica. En los sets de rodaje se recreó el Londres de 1870, París, Nueva York, los paisajes de la India, el desierto de Arabia, las calles de Hong Kong, un pueblo del Salvaje Oeste y una exótica isla del Pacífico.

En la serie pudieron recrear hasta el salvaje oeste
En la serie pudieron recrear hasta el salvaje oeste FOTO: La Razón AMC

La serie es una excelente manera de celebrar el 150 aniversario de la publicación de la novela. Para el actor David Tennant se trata de «una historia atemporal, que todos sienten que conocen, una historia que ha pervivido a través de las generaciones. Hay mucha acción para mantener a la audiencia enganchada pero realmente las historias de los personajes son la clave del guion». Aventuras a raudales que hacen que ocho capítulos sepan a poco y los 80 días se pasen volando: «en barco, en elefante, en tren...».