El documental que quita la capa de héroe a los narcos

Movistar+ ya tiene disponible los dos episodios de «Narcogallegos», sobre la lucha de Galicia con el narcotráfico en sus costas

Narcogallegos
Narcogallegos FOTO: Movistar plus Movistar plus

La ficción encontraba hace unos años en el mundo narco una de sus más exitosas vías de explotación, desde el personaje de Pablo Escobar en «Narcos», a los de El Chapo o Sito Miñanco. Hace solo unos días, Amazon Prime Video estrenaba «Operación Marea Negra», la recreación del primer narcosubmarino detectado en costas europeas. Ahora Movistar+ suma a su catálogo una serie documental que incluye a muchos de estos personajes, que por la ficción puede que a veces confundamos su verdadera identidad.

Bajo la producción de Imaco y con la colaboración de la Xunta de Galicia, el Ministerio del Interior y la Agencia Tributaria se dibuja la verdadera tragedia que sigue suponiendo el negocio del narcotráfico en Galicia, como foco de delincuencia, corrupción y amenaza contra la salud pública. Para la comunidad gallega el narcotráfico sigue siendo su gran trauma. Así se entiende que en 2022 todavía se convirtiese en polémica una pregunta del concurso de su televisión regional «Atrápame si puedes» cuando dos concursantes fueron preguntadas por el precio del gramo de cocaína. De hecho, aún en 2018 la huella de Sito Miñanco seguía viva, cuando fue detenido de nuevo por encabezar una organización criminal. Tal es el legado delictivo de este personaje, que da nombre a la obra «Narcogallegos, tras los pasos de Sito Miñanco», en la que está basada este documental dirigido por Víctor Méndez Sanguos. Además, entre la población gallega duele especialmente que estos delincuentes se hayan aprovechado del humilde sector de la pesca para lucrarse, mientras manchan la imagen de toda la profesión.

Según su director en este documental de dos entregas «hablan las personas que más saben del negocio de la droga en España. ‘’Narcogallegos’' son los ojos de la policía, de aduanas y de los propios narcotraficantes. Todas estas visiones nos sirven para ir más allá y dar una visión completa del negocio». Así, en las casi dos horas de documental participan voces autorizadas como periodistas de medios internacionales, autoridades policiales y judiciales o hasta un agente que se infiltró hace décadas en una organización de narcotráfico. Además, a diferencia de las series ficcionadas, este documental se detiene en detalles como la tecnología de los medios de transporte que utilizan para las descargas, a la vez que facilitan conversaciones telefónicas auténticas entre los transportistas y los que dirigen las operaciones. Aunque esta producción se llame «Narcogallegos», no olvida que éste es un problema que afecta a toda la costa española y portuguesa, como en Cádiz. Sin embargo, los expertos encuentran un mayor grado de profesionalidad y discreción en Galicia, mientras también surgen nuevas potencias internacionales más allá de Colombia, como Brasil.

«Narcogallegos» reflexiona incluso sobre la efectividad de las penas de cárcel por este tipo de delito. Se concluye que la multirreincidencia es un factor común y que la cárcel también puede servirles para estrechar contactos con otras organizaciones. Este ineficaz sistema provocó la indignación de aquellas madres coraje que encabezaron la histórica «Manifestación de los paraguas», hoy símbolo de la lucha contra esta actividad.

Así, como hizo Galicia desde los 80, este documental intenta quitar la careta de héroe a todos esos mitos del narcotráfico ascendidos casi a leyenda por la ficción. Como narran estas dos entregas, el narco al principio era entendido como una especie de «Robin Hood», que luchaba contra las injusticias del sistema y del trabajo en mar abierto, encontrando en el contrabando su única vía de subsistencia.