"Si hablas, pierdes"

Hipotermia, concursantes en camilla, abandonos... Arranca el rodaje de “El juego del calamar”, el nuevo “reality” de Netflix basado en la serie

“Era como una zona de guerra. Los médicos estaban sacando a la gente, pero no podíamos decir nada. Si hablas, estás fuera”, lamentaban los participantes

"El Juego del calamar" ha sido uno de los grandes éxitos de Netflix en el último trimestre de 2021, pero no lo suficiente como para que la compañía cumplera su previsión de nuevos suscriptores.
"El Juego del calamar" ha sido uno de los grandes éxitos de Netflix en el último trimestre de 2021, pero no lo suficiente como para que la compañía cumplera su previsión de nuevos suscriptores. Netflix

“Era como una zona de guerra. Los médicos estaban sacando a la gente, pero no podíamos decir nada. Si hablas, estás fuera”. Con estas palabras definía uno de los participantes la primera jornada de grabación del “reality” de Netflix basado en la dinámica de “El juego del Calamar”. A diferencia de la serie surcoreana, que arrasó desde el día de su estreno con más de 142 millones de espectadores en todo el mundo, la organización ha velado por la seguridad de los participantes pero las condiciones a las que se les ha sometido han sido extremas.

Bajo un secretismo absoluto se produjo la primera grabación con la primera de las seis pruebas a las que se tienen que someter los aspirantes a ganar el bote final de 3,7 millones de libras (unos 4,2 millones de euros). La jornada comenzó con 456 aspirantes que fueron advertidos semanas antes de que las pruebas se realizarían bajo un frío intenso. A pesar de que la compañía informó que “Netflix, Studio Lambert y The Garden toman el cuidado de los colaboradores como una de sus principales prioridades y los descansos regulares para ir al baño, el agua y la comida son una práctica categóricamente estándar en la producción” y de que “se tomaron todas las precauciones para garantizar que el juego se jugara de manera segura”, las escenas fueron dantescas.

'El juego del calamar'
'El juego del calamar' Netflix

Las condiciones fueron extremas y las imágenes, dramáticas. Los participantes tuvieron que competir a -3 grados, uno terminó en camilla y tuvo que ser atendido por las asistencias médicas, hubo numerosos abandonos y algunos entraron en la meta arrastrándose. Al igual que en “El juego del calamar”, la primera prueba fue la de “luz roja, luz verde” (conocido en España como el escondite inglés) y las condiciones extremas hicieron que los concursantes comenzaran a sufrir en sus carnes las duras condiciones climatológicas.

Según explicó uno de los aspirantes al diario británico “The Sun”: “La gente estaba dispuesta a aguantar el mayor tiempo posible porque había mucho dinero en juego a pesar de que en muchos casos comenzaron a padecer síntomas de hipotermia. Había muchos concursantes que estaban dispuestos a soportarlo, a no moverse, por lo que pasaron mucho tiempo a temperaturas bajo cero. Había gente que llegó pensando que iban a ser millonarios pero se fueron llorando”.

Cuando explicó lo que había vivido fue muy claro: “Era como una zona de guerra. Los médicos estaban sacando a la gente, pero no podíamos decir nada. Si hablas, estás fuera. Algunos no podían mover los pies porque hacía mucho frío”.

De hecho, se vivieron momentos muy dramáticos: “Podías escuchar a alguien gritar ¡médico! y las asistencias entraban rápidamente. Estuvimos parados allí durante 30 minutos entre toma y toma. Algunos llegaron al final arrastrándose. Al menos uno fue retirado en camilla”.

El reality de Netflix se está grabando en Cardington Studios, una antigua base de la RAF (Fuerza aérea británica) cerca de la localidad de Bedford, ubicada al norte de Londres, atravesada por el río Great Ouse y cerca de localidades como Lutton y Cambridge. Los 456 participantes llegaron de varios puntas del planeta como Estados Unidos y Australia, que pasaron el fin de semana en un hotel de Londres y el lunes fueron trasladados al set de grabación, donde les esperaba una réplica de la muñeca gigante de la serie.

Fotograma de la serie "El Juego del Calamar"
Fotograma de la serie "El Juego del Calamar" Noh Juhan Netflix

“Cuando llegamos allí estaba todo helado. Todo el mundo estaba temblando. No había calefactores. Nos dijeron que cuando la muñeca empezara a cantar debíamos avanzar y cuando dejara de hacerlo si nos movíamos estábamos fuera”, explica un concursante.

Para soportar estas temperaturas extremas les entregaron dos camisetas térmicas, dos medias, una camiseta, unas zapatillas y un chándal verde. Debajo de la ropa tenían que llevar un chaleco de sangre que estallaba automáticamente cuando eran eliminados y simular que habían sido disparados. Al igual que en la serie norteamericana, más de un centenar de participantes cayeron en la primera ronda. Otra de las similitudes es que los “supervivientes” fueron trasladados a otro set lleno de literas para que descansaran. Según apunta “The Sun”, la grabación se prolongará a lo largo de un mes.

En el primer episodio, hay un claro guiño al icónico "El grito" de Edvard Munch
En el primer episodio, hay un claro guiño al icónico "El grito" de Edvard Munch netflix

“El juego del calamar”, un éxito sin precedentes

“El juego del calamar” se convirtió en un fenómeno de masas desde su estreno el 17 de septiembre del año pasado. A pesar de que la serie está repleta de contenidos de gran violencia (asesinatos a sangre fría, muertes brutales, sangre por todas partes), ha sido vista por millones de personas en todo el mundo, incluido menores de edad. El impacto generado fue tal que la productora anunció en apenas dos meses el rodaje de una segunda temporada, de la que poco ha trascendido. Pero el éxito de “El juego del calamar” ha traspasado la pantalla. Muchos niños decidieron lleva el juego a los patios de los colegios y obligaron a los profesores a prohibirlos debido a que estaba fomentando la violencia escolar.

La serie surcoreana, de 9 capítulos, arrancaba con el reclutamiento de un grupo de personas endeudadas a las que ofrecen la posibilidad de ganar un bote de 45.600 millones de wones (33 millones de euros) si aceptan la propuesta. Sólo tenían que superar seis pruebas, pero no sabían que era un juego a vida o muerte. Los 456 participantes reciben un mono con su número y desde la primera prueba se dan cuenta de que la cosa va en serio. En el primer juego “luz roja luz verde”, el que se movía era abatido de un disparo. Más de la mitad fueros asesinados. Los que se movieron y los que trataron de huir. Una masacre.

Fotograma donde aparecen los actores Park Hae Soo (i) como Cho Sang-Woo, Lee Jung-jae (c) como Seong Gi-Hun y Jung Ho-yeon como Sae-Byeok, durante la escena de un episodio de la primera temporada de la serie coreana "Squid Game"
Fotograma donde aparecen los actores Park Hae Soo (i) como Cho Sang-Woo, Lee Jung-jae (c) como Seong Gi-Hun y Jung Ho-yeon como Sae-Byeok, durante la escena de un episodio de la primera temporada de la serie coreana "Squid Game" Youngkyu Park EFE/Netflix

Esta serie, de acción y suspense está inspirada en un popular juego infantil coreano llamado por el mismo nombre. En dicho juego solo hay un ganador y es conocido como ‘El Juego del Calamar’ porque los jugadores deben dibujar diferentes formas geométricas (círculo, cuadrado o triángulo) en el suelo, que, en su conjunto, parecen formar un calamar. Si un atacante logra invadir la zona del defensor y entrar en la cabeza del calamar, se proclama ganador del juego.

Los 142 millones de espectadores en todo el mundo convirtieron a El juego del calamar” en la serie más vista de la historia de Netflix, superando a “Bridgerton”. Por ello, la plataforma de streaming ha decidido tratar de sacar provecho del éxito y ha comenzado el rodaje del “reality show”. El resultado, pronto lo conoceremos.