Se frustra el 25 de julio en Málaga

El nuevo intento de dar una corrida benéfica para la Fundación acaba por los aires

Imagen de la plaza de toros de Málaga
Imagen de la plaza de toros de Málaga

Estaba previsto que el lunes pasado, el 29 de junio, se hiciera la presentación oficial de la primera corrida en la era del COVID-19 en plaza de máxima categoría. (Todavía no hemos dado el paso a poder hablar de la etapa del post coronavirus). Iba a ser una corrida de seis matadores con la previsión de extenderlo a siete. Una cosa especial a la altura de las circunstancias.

La idea, trabajada por el empresario José María Garzón, de los pocos que este año quiere dar toros y sigue con la idea de hacerlo en la propia Málaga y trabaja para hacerlo en El Puerto de Santa María, entre otras plazas, se frustró el fin de semana antes de su presentación. La idea era que fuera una corrida benéfica para la fundación. No hubo acuerdo.

Se enquistaron las negociaciones y se rompieron. Volvemos al punto de partida. “A veces hay que tomar distancia y empezar de cero”, dicen fuentes cercanas consultadas.

Lo que ya es seguro es que la bella plaza andaluza, que podía aforar hasta el 50% no dará toros al menos en el mes de julio.