Las figuras apoyan a cientos de profesionales del toro que piden la dimisión de Yolanda Díaz

Espartaco, Cayetano, Urdiales, José María Manzanares, entre otros, en la manifestación en el Ministerio de Trabajo cinco meses después de que el sector siga sin tener ayudas y algunos hayan recibido cartas del SEPE pidiendo la devolución del dinero

Después de cinco meses de espera y de varias reuniones, incluida con el Ministro de Cultura, José Manuel Uribes, el sector de la tauromaquia ha convocado una manifestación en el Ministerio de Trabajo para pedir la dimisión de la ministra, Yolanda Díaz, responsable de dejar a las familias fuera de las ayudas afectadas por la crisis del Covid-19. Hoy a mediodía unos trescientos profesionales se han reunido en las puertas del Ministerio en la primera de las tres manifestaciones convocadas por la “discriminación del sector”.

Las concentraciones, que continuarán miércoles y jueves, han sido organizadas por la Unión de Picadores y Banderilleros de España (UNPBE) y por la Agrupación Sindical de Mozos de Espadas, con el objetivo de llamar la atención ante la grave situación por la que atraviesa el sector, al que no se han concedido ningún tipo de compensaciones por el parón del estado de alarma. Es más, tal y como salió a la luz a través de las redes sociales, en más de algún caso, el propio SEPE solicitó al devolución del dinero a algún profesional al que sí se las había concedido.

Las figuras del toreo, representadas por Espartaco, Cayetano, José María Manzanares, Diego Urdiales, Cristina Sánchez, Emilio de Justo, Paco Ureña o Miguel Ángel Perera, además del Director del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, Miguel Abellán, quisieron arropar a los compañeros y participaron de manera activa en la manifestación.

Bajo los lemas “Los toreros somos cultura, no a la discriminación”, “La discriminación es delito, la tauromaquia es cultura” o “La cultura no se censura, señora ministra no discrimine a los toreros” se ha desarrollado la protesta, después de intentarlo todo a través de las negociaciones y reuniones de los últimos meses.

El Gobierno ha concedido ayudas a los artistas que desarrollan espectáculos públicos y a pesar de que el Ministro Uribes manifestó que los toreros pertenecían a ellos y que así lo reconoce el real decreto de 1985, la realidad es que se deniegan de manera sistemática en el SEPE mientras las situaciones familiares son cada más agónicas.

Al finalizar la concentración, el banderillero Javier Gómez Pascual ha leído un manifiesto en el que ha asegurado que “hasta ahora, los toreros hemos sido discretos, quizás en exceso, y hemos resistido con admirable fortaleza insultos y agravios, pero este acoso y derribo debe de terminar”.

“Hemos demostrado entereza desde la quietud, pero nos toca demostrar nuestro valor y también que la tauromaquia es un arte vigente y necesario en la sociedad del siglo XXI. Y todo esto desde la libertad y la falta de complejos”, continuó.

El representante de los banderilleros considera que "se ha llegado ya a un punto de no retorno, con un Ministerio de Trabajo, como este ante el que estamos, que margina a unos trabajadores por el hecho de ser toreros y les niega la ayuda que tanto ha prometido. No queremos privilegios, pero tampoco que no se cumplan con nosotros las leyes vigentes por el hecho de nuestra profesión".

"Queremos justicia e igualdad. Y vamos a defender la tauromaquia y la afición hasta el final. Es el momento de hacérselo saber a los políticos para garantizar que las futuras generaciones puedan seguir asistiendo a las plazas de toros", finalizó el manifiesto.

En nombre de la Fundación del Toro de Lidia, que apoya las concentraciones, el periodista Chapu Apaolaza comunicó a los profesionales su solidaridad y les agradeció que defiendan “un mundo que es de todos, porque tenéis razones para hacerlo y para que no vuelva el tiempo de la censura”.

Por su parte, el diestro sevillano Pablo Aguado declaró a EFE que apoyaba esta concentración “porque esta no es una cuestión ideológica sino de humanidad, de no dejar sin ayudas a las familias de unos profesionales que cotizan y aportan a las arcas del estado más que otros sectores de la cultura”.

Durante mañana y pasado vuelven a estar convocadas las protestas con el fin de poner la situación de los profesionales del toro en el sitio que merecen.