Al mítico Joaquín Ramos se le para el corazón

Muere a los 54 años el coapoderado de Alejandro Talavante y gran veedor de José Tomás

No estaba previsto. El mítico Joaquín Ramos falleció ayer de una parada cardíaca cuando se sometía a una intervención quirúrgica de vesícula que se adelantó en el tiempo dada la importancia. Joaquín Ramos se encontraba ya en planta, recuperándose de la operación, cuando llegó el fatal desenlace a los 54 años del mítico taurino que ahora cumplía las funciones de coapoderado de Alejandro Talavante y uno de los mejores veedores de todo el panorama taurino.

Sorprendente noticia que pone al toreo de luto.

Hermano mayor del matador del toro salmantino José Luis Ramos, le acompañó de mozo de espadas durante su carrera y así lo haría con José Miguel Arroyo “Joselito”, con el que en la actualidad compartía apoderamiento del torero extremeño Alejandro Talavante, que ha pospuesto su vuelta a los ruedos por la Covid-19.

Joaquín Ramos fue hombre de confianza de Joselito y también lo sería de José Tomás cumpliendo una función clave como veedor de toros. Redonda fue aquella mañana de Nimes, en la que se encerró con seis toros de distintas ganaderías perfectamente seleccionados

Se va un hombre da campo, un hombre de confianza, un profesional, de los que no proliferan ni en el mundo del toro ni en la vida.