Ferrera y Ventura triunfan en una nueva normalidad lejana de España

Pasean tres trofeos cada uno y salen a hombros en la última de la Feria del Arroz de Arles

El diestro Antonio Ferrera y el rejoneador Diego Ventura cortaron tres orejas cada uno y salieron a hombros en el singular mano a mano que ambos dirimieron este domingo en Arles (sur de Francia), en el tercer y último festejo de su Feria del Arroz.

Ferrera firmó pasajes bellísimos ante su primero, un “zalduendo” de una clase extraordinaria al que pegó muletazos muy sentidos, muy templados y de preciosa lámina. Faena cumbre del balear, mejor si cabe sobre el izquierdo. Tenía las dos orejas cortadas, pero la falta de contundencia con los aceros dejó todo en una, que paseó tras la vuelta al ruedo al astado.

El cuarto, de la Quinta, se inutilizó nada más salir y tuvo que ser reemplazado por un sobrero del mismo hierro, que fue bravo en el caballo y desarrolló un gran fondo en la muleta, perfecto para que Ferrera volviera a hacer virguerías con él en una faena muy completa y llena de autenticidad. Esta vez sí funciono la espada y cortó las dos orejas de otro toro al que premiaron con la vuelta al ruedo.

El sexto fue también sobrero de Zalduendo -sustituyó a otro de este mismo hierro- que fue el garbanzo negro del envío, un animal que pronto se rajaría, impidiendo cualquier atisbo de lucimiento por parte de un Ferrera que, así y todo, lo intentó.

Diego Ventura volvió a demostrar en Arles por qué es el actual número uno del rejoneo. Y lo hizo, sobre todo, frente al quinto, el último de los tres toros que lidió, un gran ejemplar de los Espartales al que cuajó una faena completísima.

Hubo un prólogo de alto voltaje sobre “Lío” que tuvo continuidad con un gran tercio montando a “Capote”, con el que homenajeó a “Dólar” -caballo recientemente fallecido- al poner banderillas sin cabezada. La plaza, un clamor, más cuando enterró el rejón definitivo sobre “Guadiana”. Dos orejas de ley.

El propio Ventura había cortado ya un trofeo del que rompió plaza, también de Los Espartales, mientras que con el de Prieto de la Cal que hizo tercero fue silenciado después de marrar con el rejón de muerte otra interesante faena que contó con momentos de alta nota montando a “Nazarí”.

  • FICHA DEL FESTEJO.-

Tres toros para rejones, dos de Los Espartales (1º y 5º) y uno de Prieto de la Cal (3º), de distinto juego; y otros tres en lidia ordinaria, dos de Zalduendo (2º y 6º bis) y otro de La Quinta (4º bis), bien presentados y, salvo el sexto, de muy buen juego, tanto que ambos (2º y 4º) fueron premiados con la vuelta al ruedo en el arrastre.

El rejoneador Diego Ventura, oreja, silencio y dos orejas.

Antonio Ferrera, oreja tras aviso, dos orejas tras aviso y silencio.

La plaza rozó casi el lleno del aforo permitido (5.000 de las 12.000 localidades que posee el coliseo de Arles)