Cayetano habla por primera vez a su hermano Francisco sobre el acoso de la Prensa: “Hay 24 de diciembre que he pasado solo”

Los hermanos conceden una entrevista en el programa de Antena 3 “Espejo Público”

Cayetano y Francisco en Espejo Público
Cayetano y Francisco en Espejo PúblicoAntena3La Razón

Cayetano Rivera es uno de los famosos más discretos e inaccesibles del panorama rosa. El diestro, “alérgico” a la prensa “social” ha hecho una excepción y ha concedido una esperadísima entrevista a su hermano Francisco. Una entrevista - para la sección que el marido de Lourdes Montes tiene en “Espejo público” y que más bien se ha convertido en una charla tranquila entre los hijos de Carmen Ordóñez que, una vez más, han hecho gala de su complicidad y nos han desvelado muchos recuerdos de su infancia de los que no habían hablado hasta ahora.

- FRANCISCO: ¿Te acuerdas que toreaste con papá?

- CAYETANO: Sí, recuerdo que pasé mucho miedo. A mí me cogía a hombros muchas veces, lo veía más desde arriba. Recuerdo una vez que estaba papá sentado fuera del burladero y me sentó entre las piernas y me dijo quédate aquí. Me fui metiendo para adentro entre sus piernas y veía a la vaca corriendo y llegó. Se frenó, resopló y se fue. Y me dice ya te puedes marchar. Y yo volaba al burladero. El toro nos enseña a contar la vida, no sólo lo que ocurre en la plaza. Es una forma de vivir, de expresar, de sentir.

- FRANCISCO: Mi padre no quería que tuviéramos miedo a nada y ahí no había opción B. Te tenías que sacar las castañas del fuego tu mismo. Nosotros lo hemos conseguido, no se si por las enseñanzas de mi padre, pero evidentemente lo tenemos dentro. El miedo hay q afrontarlo poco a poco, aquello era una lección un poco espartana. Yo con mis hijos mejor poco a poco.

- FRANCISCO: Siempre me acuerdo de las Navidades en Ronda y ¿tú?

- CAYETANO: Es de lo que más me acuerdo. Lo recuerdo con tanto cariño... Unas navidades tan bonitas... todo era enorme y nosotros además tan chicos todo parecía mas grande. El Belén, las luces... Organizábamos juegos, conciertos. Papá recuerdo una vez que se vistió de Papá Noel. Tengo recuerdos preciosos de papá en el campo. Luego hay Navidades que casi mejor no recordar. Al final cuando te falta tanta gente... Ahora vuelves a recuperar la ilusión. Estamos poniendo luces por toda la casa, vamos a poner todo que parece una tienda de luces pero sí, hay navidades que cuando te falta mucha gente y no tienes esa ilusión pasan desapercibidas. Hay 24 que he pasado solo o contigo también y con dos más. Yo no soy navideño, pero no soy el Grinch tampoco.

- FRANCISCO: Yo sí soy navideño. Por lo menos que te quiera todo el mundo una semana al año está bien. Te acuerdas de lo que decía mamá que no le gustaba la Navidad? Qué ganas tengo que llegue la Navidad para odiarla.

- CAYETANO: Pero luego llevaba el jersey con el papá Noel, las luces, el belén... y vivíamos papá Noel, los Reyes y todo lo que había de por medio.

- FRANCISCO: ¿Te planteas la retirada?

- CAYETANO: “Ya va tocando. Ya tengo una edad. Tú te retiraste con 43, mi edad ahora. Cada vez está más cerca, pero por un lado crees que va llegando el momento y por otro lado cuesta. Yo no era partícipe de que toreásemos los dos juntos. Por un lado era una ilusión, recordando cuando jugábamos al toro de niños, es como un sueño cumplido, pero lo pasaba muy mal, tenía muchos nervios.

- FRANCISCO: A mí en cambio me gustaba. Torear contigo sentía que te podía ayudar más vestido de luces. Empezaste tardísimo.

- CAYETANO: Yo con 28. Tuve la oportunidad de vivir mi adolescencia como todo el mundo, no como tú encerrado en el campo.

- FRANCISCO: Mamá se hubiera muerto en vida los dos toreando la misma tarde.

- CAYETANO: Mamá lo pasó bastante mal contigo. La pobre no llegó a mi debut, pero sí que todavía vivía cuando decidí intentar ser torero.

- FRANCISCO: Te fijas más en papá o en “el bobo” cuando toreas? Bueno “el bobo” era nuestro abuelo, que no sabíamos decir abuelo y le llamábamos “bobo”.

- CAYETANO: Él nos llamaba a mí bolita porque era muy gordito y a Fran picúo porque era muy delgado. Ahora nos llamaría al revés.

- FRANCISCO: Jajaja no duele porque es verdad. Estoy gordito pero lo llevo muy bien, lo merezco.

- FRANCISCO: ¿Te gustaría que tu hijo fuera torero?

- CAYETANO: Pues mira no. No me gustaría nada. Quiero que conozca el mundo del toro, que aprenda lo que es, lo respete por lo que es y sepa lo que significa y ha significado para su familia, sus raíces, su origen, pero no me gustaría.

- FRANCISCO: A mí no me gustaría, pero quiero inculcarle los valores que da el toro y el toreo, pero si supiera que va a ser figura le animaría pero es tan dura, tan sacrificada, un riesgo tan grande.

- CAYETANO: Yo ni sabiéndolo. En casa no tengo fotografías de toros ni mías ni nada taurino. Con el tiempo seguramente lo pondré.

- FRANCISCO: Fran está todo el día jugando con un capote.

- CAYETANO: Cayetano también y me dice torea que es fácil y le encanta y él hace de toro pero ahora es un juego. Es una profesión tan difícil y sobre todo tan arriesgada... Ojalá no llegue el día que me diga papá quiero ser torero. No lo mandaría a hablar contigo jajaja.

- FRANCISCO: Kiko en cambio no...

- CAYETANO: “Kiko no, no. Es artista pero en otra rama, en la música, que le va genial y ahora le va a ir muchísimo mejor. Acaba de firmar un contrato estupendo. Está centrado. La parte taurina no la ha tocado, pero tiene la música.

- FRANCISCO: ¿Cómo llevas el acoso de la prensa?

- CAYETANO: Nosotros tuvimos que irnos de Sevilla por el acoso mediático que sufríamos cando papá murió. Mamá decidió que en Madrid íbamos a poder llevar una cosa un poco más normal. Condicionan la vida, la cambian. Hay límites que no se deben traspasar y en ese sentido lo llevo mal. Mi vida personal es algo que considero mío exclusivamente y que yo debo ser el que tenga el derecho a decidir hasta donde. No todo vale. El derecho a la información no es cualquier cosa. Hay un tipo de prensa que hay que tener mucho cuidado y ponérseles freno.

- FRANCISCO: Hacen más daño del que se imaginan

- CAYETANO: Sí, desde luego. La gente no es consciente de lo que se puede llegar a sufrir cuando invaden ese terreno tuyo. Ahí está y hay que intentar tener cuidado y respeto y hacer todo lo que esté en la mano de uno para mantener tu postura.

- FRANCISCO: ¿Tus deseos para Reyes?

- CAYETANO: Le pido, que no hay nadie que este año no vaya a pedir sobre todo salud y felicidad, y si podemos pedir algún regalito.

- FRANCISCO: Yo lo que le pido que los niños estén bien.

- CAYETANO: Podrías comprarme un décimo de lotería y tener un detallito por la entrevista. A Eva le encanta. Se pone con los décimos tipo bingo delante de la tele.

- FRANCISCO: A Lourdes le gusta escucharlo, pero no se sienta a verlo.

- CAYETANO: ¿Cómo te gustaría verte de aquí a cinco años?

- FRANCISCO: Pues mira virgencita virgencita que me quede como estoy.

- FRANCISCO: Y ahora te voy a hacer la pregunta que todo el mundo está loco porque te haga por la herencia de papá... que no te voy a preguntar.

- CAYETANO: Me parece bien pero tampoco te iba a decir nada. No hay nada de ese tema que tú ya no sepas. No voy a entrar en esas cosas.

- FRANCISCO: No te he preguntado