Fallas y Magdalena vuelven a ser un imposible

Los empresarios planean un esbozo de ferias para marzo, que tendrán que ser pospuestas

Plaza de toros de Valencia
Plaza de toros de ValenciaManuel BruqueEFE

También en 2021 la pandemia provocada por el coronavirus pone en jaque a la tauromaquia y las primeras ferias importantes de la temporada se ven en muy serio peligro.

El pasado día 12 de enero el alcalde de Valencia, Joan Ribó, confirmó que habrá que esperar a “una situación más conveniente” para poder celebrarlas; mientras que la primera edil de Castellón, Amparo Marco, adelantó que no será hasta mayo cuando el consistorio “reevalúe la situación y, en función de la evolución sanitaria, tome las decisiones oportunas en cuanto a la celebración de actos festivos y eventos.

Las respectivas empresas gestoras de las plazas de Valencia y Castellón están decididas a dar toros durante el mes de marzo y su idea era celebrar funciones del 12 al 14 en la ciudad de La Plana y del 18 al 21 en Valencia, siempre y cuando se autorice un aumento del aforo de las plazas, ahora limitado a ochocientas personas, cifra que, evidentemente hace inviable cualquier proyecto, por lo que Alberto Ramìrez, gerente de la sociedad que gestiona el coso castellonense, ya ha manifestado que habrá que pensar en junio como fecha más propicia para que haya toros en su plaza.