Andy Cartagena abre la puerta grande en la feria de Soria

El rejoneador Andy Cartagena, que ha cortado dos orejas, ante su primer toro durante el primer festejo de la feria taurina de Soria

Andy Cartagena se convirtió ayer en el primer nombre propio de la feria de Soria después de lograr desorejar el buen ejemplar que abrió plaza, un animal repetidor y franco, que le permitió cuajar una gran labor, que culminó ya en las postrimerías montando a "Juncal", con el que colocó tres banderillas cortas al violín y un soberbio par a dos manos. Luego, la rúbrica a todo lo hecho llegó con un buen rejón de muerte.

El cuarto, por el contrario, fue un mansurrón siempre con querencia a las tablas. Muy por encima de su adversario el caballero de Benidorm lo hizo prácticamente todo él, destacando en su labor lidiadora y sobresaliendo cuanto hizo a los lomos de "Pericalvo". Concluyó su actuación con tres cortas al violín tras las que colocó dos flores en lo alto del morrillo. Sin embargo, a la hora de matar, esta vez pinchó antes de clavar un rejón entero, tras el que tuvo incluso que echar pie a tierra.

No tuvo suerte con su lote Daniel Luque, que se fue de vacío. Ante su primero, se lució en un quite por verónicas tras un leve encuentro con el picador. Estuvo decoroso ante un animal que tuvo muy poco fuelle y se lo pasó muy cerca en el epilogo de la faena para finiquitarlo de una estocada entera en todo lo alto y un certero descabello.

Al quinto lo recibió de rodillas con una larga cambiada para continuar después a la verónica. Ya en el último tercio, comenzó su actuación de rodillas, aunque, tras cuajar una meritoria tanda en redondo, el toro comenzó a quedarse cada vez más. Siempre con muchas ganas de agradar, Luque sacó del animal todo cuanto tenia, matándolo de dos pinchazos y entera desprendida.

El local Rubén Sanz paseó una cariñosa oreja del tercero, cuya muerte brindó a Daniel Luque. Estuvo muy a gusto el torero, siempre cuidando mucho a su flojo adversario y adornándose con un desplante de rodillas, antes de fulminarlo de una estocada casi entera en buen sitio. El sexto fue un buen toro al que logró hilvanarle el diestro soriano, voluntarioso en su trasteo, algunas series de calidad, especialmente por el pitón derecho. Lo pinchó con la espada y se difuminó su faena.

En la plaza de toros de San Benito (Soria), primera de feria, con dos toros de Los Espartales, para rejones, y cuatro de José Luis Iniesta para lidia ordinaria, correctos de presentación, nobles pero justos de raza. Destacaron 1º y 6º. Andy Cartagena, dos orejas y saludos; Daniel Luque, palmas tras leve petición y saludos; y Ruben Sanz, oreja y silencio. Media entrada.