Carlos Núñez: «El mundo del toro está preparado para la lengua azul»

El Ministerio de Agricultura ha limitado en movimiento de animales sensibles en algunas zonas de España

El ganadero y presidente de la Unión de Criadores de Toro de Lidia (UCTL), Carlos Núñez, considera que «el mundo del toro está preparado y ya no nos coge por sorpresa» la aparición de algunos casos de lengua azul que han provocado una orden del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para establecer medidas específicas contra esta enfermedad.

Carlos Núñez se ha mostrado «confiado plenamente» en que «ningún ganadero se vea afectado» tras los protocolos diseñados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Junta de Andalucía (en su caso). Además, desde que la lengua azul provocara grandes daños en la ganadería brava en 2008 han crecido significativamente los mecanismos de vacunación e higiene en las explotaciones.

No obstante, el Ministerio ha decidido llevar a cabo un programa de «vigilancia, vacunación y control de movimientos de los animales sensibles». Ante la propagación de los serotipos 1 y 4 del virus de la lengua azul en varios puntos de España, limitará el movimiento de animales, su esperma, óvulos y embriones de estas especies a otras zonas libres de la enfermedad. «Afortunadamente», ha indicado Carlos Núñez, «la temporada ha finalizado, el movimiento es mínimo y esperamos que tenga la menor incidencia posible».

El Gobierno ha establecido como zona restringida frente a los serotipos 1 y 4 del virus de la lengua azul, las siguientes zonas:

- Andalucía: las provincias de Huelva, Sevilla, Cádiz, Málaga y Córdoba, y, en la provincia de Jaén, las comarcas de Andújar, Linares y Jaén.

- Castilla-La Mancha: en la provincia de Ciudad Real las comarcas de Almadén, Almodóvar del Campo y Piedrabuena (antiguas comarcas de Piedrabuena y Horcajo de los Montes).

- Extremadura: en la provincia de Badajoz las comarcas de Castuera, Don Benito y Herrera del Duque.

A pesar de estas restricciones hay una serie de condicionantes que permiten el movimiento de animales tanto para sacrificio como para vida, siempre bajo la supervisión de la autoridad competente.