MENÚ
lunes 17 junio 2019
10:38
Actualizado

Emilio de Justo: "Tengo ganas de apostar y Madrid es la plaza más indicada para ello"

  • Foto: Luis Díaz
    Foto: Luis Díaz
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

23 de mayo de 2019. 00:34h

Comentada
Rodrigo Carrasco Madrid. 23/5/2019

ETIQUETAS

Emilio de Justo vuelve a Madrid tras salir por su puerta grande el pasado octubre, en una Feria de Otoño convertida en la “feria de las oportunidades” para muchos de los que inauguraron el sistema del bombo. Paradojas de la vida ese triunfo no le llegó en su mejor momento anímico: «Atravesaba unos días difíciles y además estaba muy mermado físicamente por la cornada de Mont de Marsans (Francia) -sufrida solo una semana antes-. Pero ese mismo cúmulo de circunstancias me puso al límite e hizo que me entregase en plenitud». Tras ese éxito mañana hará frente a su primera tarde en este San Isidro, la de Jandilla, a la que seguirán Victorino Martín, «ganadería que me ha permitido resurgir como torero», y Balatasar Ibán. El compromiso en lugar del azar: «El bombo es una idea vanguardista que aporta alicientes a la fiesta, pero esta vez tenía muy claro que quería matar las de Victorino e Ibán, luego sumamos la de Jandilla para firmar el triplete». Llamativa selección de ganaderías, de probada exigencia, para un torero que ha triunfado recientemente en Las Ventas. Pero él lo tiene claro: «Me encuentro en un momento en el que tengo ganas de apostar y Madrid es la plaza más indicada para ello».

En el último año son muchos los toreros que han entrado con fuerza en el “circuito” de las consideradas ganaderías «toristas», en el que Emilio de Justo, tras doce años de sacrificio, ya se ha consolidado. Javier Cortés, Juan Ortega, Octavio Chacón o Fernando Robleño son otros toreros que acumulan varios años de alternativa y que hoy viven una segunda juventud: «Hoy vivimos en la era de la inmediatez, pero esta profesión no suele regirse por ella. Hay toreros jóvenes con un concepto muy bueno que solo necesitan tiempo para poder madurarlo. Es cuestión de paciencia».

De Justo se apunta a la de Victorino Martín en el centenario de su encaste (Albaserrada), un aniversario que Las Ventas celebra con tres corridas seguidas de dichas sangre, Escolar, Victorino y Adolfo. «Albaserrada ha demostrado sobradamente que saca toros de gran importancia y del gusto de Madrid. Además, creo firmemente que la variedad de encastes, comportamientos y embestidas es tan necesaria para la fiesta como la diversidad de toreros y conceptos».

A De Justo le espera una temporada muy ilusionante, pero sin duda una de sus tardes más especiales será en su tierra, en Cáceres, donde se ha empeñado en que se disfrute de un atractivo mano a mano con Juan Mora, organizado por Tauroemoción. «Me dolía muchísimo que Cáceres se fuese a quedar sin toros por culpa de la situación política», afirma de forma contundente el diestro extremeño.

Últimas noticias