Toros

Fandiño evoluciona «de forma satisfactoria» y sin fiebre

El diestro, baja el 30 de mayo con la de Adolfo Martín, podría recibir el alta en tres o cuatro días

El torero, en la Clínica La Fraternidad
El torero, en la Clínica La Fraternidad

«O por la Puerta Grande o por la de la enfermería». Ésas eran las opciones que se planteó Iván Fandiño el miércoles, antes de hacer su primer paseíllo en este San Isidro. «Lo tenía muy claro», sentencian fuentes cercanas al torero: «Iván sabía a lo que iba». La actitud y capacidad apuntaban la primera vía pero, al entrar a matar, el segundo de Parladé pegó un derrote y cazó al vasco. Quiso quedarse para ver morir a su adversario, pero no pudo. El doctor Máximo García Padrós y su equipo tuvieron que intervenirle de «una herida con orificio de entrada y de salida en el tercio medio interno del muslo derecho, con una trayectoria de 25 centímetros». Un tabaco. Sin embargo, ya ha pasado lo peor.

«La primera noche tuvo las molestias lógicas de la herida, pero sin fiebre», algo que indica «su evolución satisfactoria» en la habitación 330 de la Clínica La Fraternidad. Según el entorno del torero, «si sigue así, en tres o cuatro días puede recibir el alta». No obstante, su actuación el 30 de mayo, ante toros de Adolfo Martín, queda descartada. Para la del 7 de junio, esperarán «a que la herida esté totalmente cicatrizada». «Las primeras previsiones del médico eran de un mes, pero nunca se sabe», sostienen. Ya se sabe que los toreros acortan los plazos de recuperación, quizás por ello el de Orduña no ha querido que se le dé como baja segura para su última tarde.