Madurez y torería de Salvador Cortés

Encerrona para conmemorar el Día de Andalucía y su décimo aniversario en el escalafón superior

Salvador Cortés, en una imagen de archivo

El torero sevillano Salvador Cortés saldó con excelente oficio su encerrona ante seis toros en la plaza de Écija en una tarde especial en la que quiso resaltar el Día de Andalucía y abrir, además, su décima temporada de matador de toros.

Puso sobre el albero astigitano pasajes de templanza y buen gusto, sobre unos pilares de técnica y disposición, que le permitieron sobreponerse a un encierro de toros al que le faltó en conjunto pujanza y emoción. Ayudó Cortés a cada toro a embestir y alcanzó momentos muy estimables, en los que demostró que merece estar en un mayor número de envites, entre ellos la próxima Feria de Sevilla, la de su tierra.

Al primer toro le sacó un ramillete de excelentes verónicas, umbral de una faena templada llevada con buen ritmo y que le hizo sumar la primera oreja de la tarde. El segundo astado, de Partido de Resina, resultó tan complicado como deslucido, por lo que usó técnica y abrevió como merecía la ocasión. Recuperó tiempo ante el tercero, al que recibió a portagayola, se estiró en el buen toreo con el capote, dio variedad al tomar las banderilllas, tercio que no está en su repertorio habitual y que utilizó en esta fase de la tarde, y destacó luego en una meritoria faena de muleta en la que tapó dificultades del toro y consiguió tandas muy meritorias. El de Victorino Martín, cuarto de la tarde, le costó romper. Pero el torero estuvo muy centrado y al final le sacó tandas de naturales muy despacio, colocándose en la distancia oportuna.

A portagayola se fue también para recibir al quinto, dejándole luego una lucida faena de muleta, relajado y sintiéndose a gusto. Fácil y dominador ante el toro de 610 kilos con que tendría que echar el telón a su encerrona. Pero había fuelle y ganas para más y echó también el sobrero, del hierro de Los Recitales, con el que ¡puso exposición ante la poca colaboración encontrada, por el molesto cabeceo del animal.

Con todo ello, puede decirse que Salvador fue cortés con el numeroso público que asistió a verle y mariscal de la tarde, por madurez y torería. Lo escrito, para que estuviese en más carteles. Y eso que aún estamos a principios de temporada, pero llegó muy preparado el torero a esta esperada tarde de toros. Y antes de cerrar, felicitar a la diseñadora de moda Sofía Rivera, que además es su esposa, por la confección del traje goyesco, sobre un fondo rosa que creó para esta tarde tan especial.

En la plaza de toros de Écija, se lidiaron toros, por este orden, de Parladé, Partido de Resina, Luis Albarrán, Victorino Martín, Javier Molina y dos de Los Recitales (uno como sobrero de regalo). En conjunto bien presentados, faltos de raza y de emoción. Casi tres cuartos de entrada.

Salvador Cortés, Oreja, silencio, dos orejas, oreja, oreja, oreja y vuelta a hombros en el de regalo. Buen nivel entre las cuadrillas participantes.