MENÚ
sábado 17 agosto 2019
08:17
Actualizado

Roca Rey vence a Ponce en el mano a mano de Acho

El diestro peruano recibió tras el festejo el «Escapulario de Oro del Señor de los Milagros» que se concede cada año

  • Roca Rey sale a hombros de la plaza de toros de Acho (Lima)
    Roca Rey sale a hombros de la plaza de toros de Acho (Lima)
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

30 de noviembre de 2015. 17:22h

Comentada
Madrid. 30/11/2015

Con más de tres cuartos de entrada se celebró anoche la quinta y última corrida de la Feria del Señor de los Milagros, en la que Andrés Roca Rey cortó cuatro orejas y sólo una el valenciano Enrique Ponce en un noble encierro de Roberto Puga, bien presentado, salvo el tercero cambiado, aunque desiguales en cuanto a juego, según informa Efe. Concluida la faena, el jurado oficial declaró a Roca Rey ganador del Escapulario de Oro del Señor de los Milagros, que se concede cada año en la plaza de Toros de Acho, en Lima.

Enrique Ponce tuvo el lote más complicado. El primero noble y obediente, no tuvo la codicia suficiente y el buen trasteo del maestro valenciano no caló en los tendidos. Silencio y pitos al toro. El tercero fue cambiado por falta de trapío y en reemplazo salió uno de Caicedo de similar condición, al que Ponce lo hizo embestir a la verónica sacándolo a los medios. En la muleta el toro humillaba pero sin mayor transmisión, pero Ponce lo aprovechó en series cortas alternadas con pases de lucimiento, dándole aire y manejando los tiempos. Lo probó en circulares antes de las poncinas que animaron al público. Mató de gran estocada, entrando recto como una vela, cortando una oreja. Con el quinto, rebrincado y difícil, Ponce estuvo en plan de lidiador paciente, y poco a poco lo fue metiendo en muleta, cuidándolo y desengañándolo. Por el izquierdo no tomaba bien los engaños, por lo que retomó al pitón derecho con el que logra muletazos sentidos coreados por toda la plaza y metiéndose entre los pitones con hambre de triunfo. Estocada desprendida, el toro demora en caer y el juez injustamente le niega la oreja que correspondía y que el público pedía.

Andrés Roca Rey no ha podido tener un debut más auspicioso. Al primero, justo de fuerza, lo toreó pulcro de capote. Las verónicas, tafalleras y caleserinas, lucieron en el quite. El toro se quedó corto y no repitió, complicando la lidia. Hubo buenos pases sueltos pero sin armar faena. El cuarto de la tarde tendió a salirse suelto del capote. Roca Rey lo sujetó con quites y también al iniciar faena. Ahí se le vio lidiador logrando imponerse a su adversario por derechazos y naturales. La faena cobró emoción, y tras una certera estocada cortó las dos orejas. Con el sexto, que fue manso y huidizo, Roca Rey puso todo en el asador y sacó faena de donde no había a un toro que tampoco la ofrecía. Cortó dos orejas pedidas por el público.

El balance del festejo fue: toros de Roberto Puga, el 3º devuelto a los corrales y sustituido por un sobrero de Juan Bernardo Caicedo para Enrique Ponce, silencio, oreja y ovación con saludos; y Andrés Roca Rey, silencio, dos orejas y dos orejas. Casi lleno.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs