MENÚ
miércoles 26 junio 2019
09:58
Actualizado

Un referente de calidad en el toreo

  • Un referente de calidad en el toreo

Tiempo de lectura 4 min.

28 de octubre de 2014. 14:09h

Comentada
28/10/2014

El diestro retirado José María Manzanares, fallecido hoy repentinamente en su finca de la provincia de Cáceres, a los 61 años, fue durante tres décadas de carrera uno de los mayores referentes del toreo clásico de más calidad.

Nacido en Alicante el 14 de abril de 1953 e hijo del banderillero Pepe Manzanares, de quien heredó el apodo, José María Dols Abellán, que era su verdadero nombre, aprendió desde muy niño los fundamentos de la tauromaquia.

Debutó de luces en la plaza jiennense de Andújar en 1969, vistiendo un traje blanco y plata que había sido de Palomo Linares, y pronto comenzó un rápido ascenso que le situó como figura de los novilleros, junto al gaditano José Luis Galloso, y que culminó con su salida a hombros en su presentación en Las Ventas, el 6 de junio de 1971.

El inmediato día de San Juan tomó la alternativa en su Alicante natal, de manos de Luis Miguel Dominguín y en presencia del Viti, que le cedió la muerte de un toro de Atanasio Fernández, al que Manzanares cortó el rabo.

Desde entonces, su larga carrera de matador de alternativa estuvo marcada por cimas y simas, desde sus grandes triunfos en Madrid a finales de los años setenta, cuando estuvo siempre en cabeza del escalafón, hasta el anuncio de la que fue una breve retirada en 1989.

Autor de faenas memorables en todo ese tiempo, especialmente en Sevilla, plaza de la que fue uno de los toreros predilectos, Manzanares sufrió entonces duras campañas en su contra en la prensa taurina más radical.

Reaparecido el invierno siguiente, el diestro alicantino consiguió ya en 1993 su cuarta salida a hombros en Las Ventas, después de trece años sin pasear una sola oreja a pesar de ostentar, con 61, el récord de actuaciones en el coso madrileño.

Tras una nueva despedida en el 96, aún volvió a torear el año 2000, para retirarse ya definitivamente el 1 de mayo de 2006 en la Maestranza de Sevilla, donde su hijo del mismo nombre, hoy también matador de toros, le cortó la coleta.

Heredero estilístico de los grandes clásicos de los años cincuenta y sesenta, y en especial de Antonio Ordóñez y Paco Camino, Manzanares fue el mayor referente del toreo de calidad durante los años de la Transición política española, pero una cierta desgana competitiva le impidió llegar tan arriba como los modelos que guiaron su concepto.

El desprecio por las estadísticas y la regularidad hicieron que su excepcionales condiciones no se concretaran en una figura de época.

Su verdadera ambición personal, la que le convirtió en un icono del toreo de finales del siglo XX, se centraba únicamente en el sentido artístico de la tauromaquia, obsesionado, no sin cierto narcisismo, por la profundidad y la perfección técnica y estética, concebidas como un fin y no como un medio.

Con una férrea disciplina interna, oculta tras su aire y actitud bohemia, José María Manzanares, padre, ha sido, en sus grandes tardes, uno de los toreros más deslumbrantes de las últimas décadas, siempre ajeno a modas y exigencias comerciales.

Al margen de su relación de amor y odio con Las Ventas, de las campañas en contra de cierta parte de la crítica, de sus constantes cambios de apoderamiento y de sus demonios internos, su clase y su virtuosismo técnico hicieron de su clásico estilo mediterráneo, de su forma de hacer y decir el toreo, un espejo donde se han mirado varias generaciones de toreros.

Últimas noticias