Cinco películas y series de televisión para comprender la cultura nórdica

A falta de viajes que nos permitan conocer los países escandinavos, desempolvamos la filmoteca para apreciar nuevos detalles de su cultura

Noruega. Desde la cima del púlpito, la visión del fiordo es espectacular, y más aún si se acerca uno a la orilla.
Noruega. Desde la cima del púlpito, la visión del fiordo es espectacular, y más aún si se acerca uno a la orilla.

Ahora que el coronavirus se ha decidido a bloquear toda posibilidad de acercarnos a culturas extranjeras, es el momento de desempolvar la videoteca y conocer el mundo con métodos más seguros. El cine y la televisión tienen la capacidad de mostrar, en ocasiones con una precisión asombrosa, los recovecos de culturas aparentemente inalcanzables sin necesidad de levantarse del sofá. Es uno de los milagros de nuestro tiempo, y es bueno exprimirlo al máximo. Hoy damos un repaso a cinco películas y programas de televisión que permitan conocer en profundidad la cultura nórdica.

Vikings

Una de las series más aclamadas por la crítica durante los últimos años es indispensable para conocer la visión de los países del norte en lo que respecta a la muerte y nuestro destino. ¿Está nuestra vida escrita, antes incluso de abrir los pulmones por primera vez? ¿Somos dueños o esclavos del destino? ¿Hasta que punto somos libres en realidad? Según los adoradores de Odín, y siglos más tarde de ramas cristianas tales como el calvinismo, el destino de cada uno de los hombres es una página escrita en los anales de la Historia y no hay forma de escapar de él.

La serie protagonizada por el temerario y legendario vikingo, Ragnar Lodbrok, y sus cinco astutos vástagos, trata con una intensidad peculiar esta pregunta eterna. Además de conocer una de las partes más importantes de la Historia noruega, el espectador podrá observar cómo, en ocasiones con una desesperación desgarradora, los protagonistas luchan sin éxito contra el destino que los dioses tienen deparado para cada uno de ellos.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

Una parte indispensable de cada cultura es su sentido del humor. Permite conocer la faceta más divertida de las personas, así como su lado amable, juerguista y bonachón. Una excelente manera de comprender el sentido del humor sueco sería esta desternillante película, basada en la novela homónima de Jonas Jonasson, en la que un anciano con los cien años recién cumplidos decide saltar por la ventana de su residencia, con las pantuflas todavía puestas, y darse una última vuelta por su país.

Alternando el pasado del anciano - que luchó en la Guerra Civil española y reveló por accidente a Stalin los secretos estadounidenses sobre la bomba nuclear - con su última galopada por las llanuras suecas, se encuentra una de las películas más sencillas pero, a su vez, completas, en lo que respecta a la comedia sueca y unos breves rastrojos de historia mundial.

Los hombres que no amaban a las mujeres

Esta película sueca no es para todos los públicos. Ambientada en un lado del mundo despiadado, donde un periodista es acusado de difamación y condenado a tres meses de cárcel, trata temas tan virulentos como son la violación, la venganza y el terror. Conforma a su vez la primera entrega de la conocida saga de Millennium.

La razón que nos lleva a elegir esta película para profundizar en la cultura nórdica pasa por su exquisita ambientación. Es de sobra conocido el diseño nórdico, basado en las formas rectilíneas y el minimalismo, y esta película transmite este tipo de estética a la perfección. Los edificios que muestra permiten conocer el escenario en el que los habitantes de estos países pasan la mayor parte del tiempo, tratándose de zonas más frías, y ahora que hemos vivido tantos meses encerrados en casa, sabemos de sobra la importancia que tiene el hogar a la hora de moldear nuestra mente.

Buscando el hygge

Los años en que los países del norte adoraban a dioses violentos y saqueaban las ciudades costeras de Europa han quedado atrás. Su filosofía es ahora una más apacible y pacífica, propicia a pasar las largas noches de invierno envueltos en una gruesa manta frente a la chimenea. A este tipo de sensaciones que experimentamos, al beber un chocolate caliente, sentir el tacto de un jersey de lana o escuchar el suave crepitar de la chimenea, los daneses las llaman hygge.

Este documental danés ayuda al espectador a encontrar una innovadora manera de disfrutar la vida, explica y muestra los escenarios ideales en que se desenvuelve. Lejos del ruido y frente a los asombrosos paisajes del norte.

Hamlet

Esta película de 1996, protagonizada por Mel Gibson y basada en la famosa obra de teatro escrita por William Shakespeare, es la única de nuestra lista de producción norteamericana. Aunque tenemos que reconocer que consiguen el efecto deseado.

El dramaturgo inglés se basó en la leyenda de Amleth para escribir una de sus obras más reconocidas, y así nos permite conocer dos facetas de la cultura escandinava. En primer lugar, el funcionamiento de sus relaciones familiares, pilar fundamental de cualquier sociedad. En segundo lugar, la violencia y la pasión de sus sagas, muy lejos de la visión equivocada que tenemos de los pueblos del norte, cuando los consideramos con sangre de horchata y poco dados al drama.