Ven a pasar el día en Navacerrada

Este plan es de lo más agradable si quieres pasar el día en la sierra madrileña. Sube, haz el paseo circular por el embalse, toma el aperitivo y la comida o la cena en el pueblo. Lo pasarás muy bien.

Ir a Navacerrada siempre en un buen plan, lo mejor de todo es la cercanía con la capital de España y con muchos otros pueblos de la sierra madrileña. Aquí se está más fresquito que en el centro de Madrid u otras ciudades cercanas, la altura y el entorno ayudan. No obstante, se recomienda subir prontito, hacer la caminata relajadamente disfrutando del paisaje y después acercarse al pueblo. Muchas veces se llega hasta aquí sin saber que se puede pasear alrededor del pantano, este embalse que recibe las aguas que descienden del Valle de la Barranca, por el que discurre el río Navacerrada, dándole su nombre al pueblo, es uno de los grandes atractivos de visitar esta zona. Las vistas a La Maliciosa, a la Bola del Mundo y al valle son espectaculares. El recorrido es muy sencillo. Se puede hacer una caminata ligera de una hora caminando por los 4.62 km que circundan el agua.

Deja aquí el coche

La idea es subir por la carretera M-601, dejar el coche en la explanada que está justo en el entronque con la carretera M-861 que es la que cruza el embalse y caminar alrededor del pantano. Desde allí se recomienda iniciar la caminata. Es el momento de la primera sesión de fotos, justo en el puente con La Maliciosa de fondo. Una vez terminado el momento fotográfico, caminar al fondo para entrar por la puerta de la izquierda que da acceso a la ronda circular. Desde allí el camino es divertido y no es complicado. Los que lo hagan en bicicleta o lleven cochecitos de bebés, se recomienda ir por el camino de la derecha una vez entrando a la zona del embalse, es una pequeña subida paralela al camino que está junto a la alambrada.

En el pantano está prohibido el baño, pero si se puede practicar la pesca de la trucha, hacer running y dar paseos en bicicleta, también pasear con perros pero siempre deberán de ir atados. Existe justo del otro lado del puente, una zona habilitada para hacer ejercicio, la puedes encontrar como a 20 minutos andado si inicias por aquí el paseo.

Este camino conduce, dejando el embalse del lado izquierdo, a una zona muy agradable, hay un espacio arbolado y precioso para hacer picnic. Siguiendo recto este camino nos encontramos al fondo con una finca y la entrada a la zona de pesca, entramos por la puertecita azul y unos pasos más adelante, cruzamos un pequeño riachuelo, seguimos y nos encontramos con un puente de madera que cruza la principal caída de agua de La Barranca. Un puente en el que se pueden hacer unas fotos preciosas o simplemente estar en silencio oyendo el agua que desciende hacia el embalse.

Seguimos ruta, dejando a la izquierda el agua y caminando por el sendero más cercano al río, seguimos y cruzamos un área más desértica pero no menos atractiva por las vistas que ofrece del monte y la casa de los siete picos. Seguimos para encontrarnos con otro pequeño puente, más adelante está el área para hacer deporte y la otra salida, ésta conduce al centro del pueblo de Navacerrada, pero como hemos dejado el coche del otro lado exacto del embalse, seguimos el sendero, dejando siempre a la izquierda el embalse, caminamos por la pasarela de madera y más adelante, encontraremos la zona muy visitada por los pescadores, al fondo de este camino y a la altura de los chalets que vemos a la derecha, caminamos por un sendero recto hasta encontrarnos con la puerta de salida que da a la carretera M-601.

Estamos ya cerca de la explanada en donde hemos dejado el coche. Hemos hecho toda la vuelta al embalse.

Ahora toca ir a tomar el aperitivo para después comer o cenar en el pueblo

Volver a coger el coche y acercarse al pueblo de Navacerrada, no te preocupes por llegar conduciendo hasta la plaza del pueblo, lo puedes dejar en la Avenida de Madrid y si no encuentras sitio, verás la entrada al acceso a la zona de parking en esta misma avenida. Olvídate de conducir y ve paseando al centro disfrutando de las vistas. Si algo tiene pasar un día en Navacerrada son sus paisajes.

Ya en el pueblo encontrarás diferentes sitios a donde ir a tomar el aperitivo, el de siempre es El Abeto, los hermanos Emilio, Marta y María llevan toda la vida con este lugar y es el punto de encuentro con los amigos. Es muy agradable tomar un vermut con patatas y aceitunas y si queremos algo más consistente los montaditos entre otros como las croquetas y las ensaladas los hacen deliciosos sin olvidar la tortilla de patata. Si caminas mas adelante tienes el Javi’s y algunos mas. Para comer o cenar, siempre con una carta amplia y las recomendaciones del dia puedes ir al Rumba. Jorge Domínguez y Gema Ferrero son los propietarios. Él, marido de Gemma es muy buen cocinero, es muy creativo e innovador y sus sugerencias suelen ser deliciosas. Los rollitos con verduras y los tacos son muy ricos. Hay mucho para elegir. Si quieres una rica ensalada este también es tu sitio y Gemma te recibe siempre recordando tus gustos, desde la mesa que te gusta inclusive recuerda los platos que por lo general pides. Hace un gran trabajo. Desde hace ya unos años, a una calle de la plaza está el Cara Norte que se ha puesto de moda. Ofrecen platos sencillos y muy ricos para pasar un buen rato. Si queremos algo un poco más formal podemos ir al Portillón que está también muy cerca de la plaza y si nos decidimos mejor por una pizza, hay que ir siempre al Rompicapo.

En fin, que venir a Navacerrada, entre su embalse, los sitios para tomar algo, comer o cenar, visitar las tiendas del pueblo y encontrarse con amigos, en siempre un gran plan.