¿Cómo se determina el número de estrellas en los hoteles?

El criterio para clasificar el nivel de los hoteles depende en España de cada Comunidad Autónoma

Se trata de un tema más complicado de lo que aparenta en un principio. Desde hace varios años se está manejando la idea de que sea la Organización Mundial de Turismo quien determine los criterios pertinentes a la hora de señalar la calidad de los hoteles, aunque la tarea se está mostrando más delicada de lo pensado. Las abismales diferencias económicas entre determinados países vuelven difícil que todos sigan una serie de criterios objetivos, no será igual la posibilidad de hacer un hotel de lujo en Arabia Saudita que en el centro del Congo. Por el momento, depende de cada país elegir el criterio establecido para determinar las estrellas de sus hoteles. Y en España, este criterio resulta incluso más complicado. Nihil novum sub sole.

Tantos sistemas de calificación como países

Según los estudios realizados por la Asociación Hotelera de Suiza, por la Hotrec y por Cehat, en Europa existen casi tantos sistemas de calificación como países. Las costumbres, el nivel económico de cada país, en ocasiones incluso la propia amistad con las personas adecuadas..., son elementos clave a la hora de decidir los criterios a seguir para que un hotel obtenga más o menos estrellas.

Hasta la fecha, el proceso más ambicioso para seguir un criterio común parte de la Hotrec (Hotels, Restaurants & Cafés in Europe), tras la creación en 2009 de un sistema común en colaboración con las federaciones hoteleras de República Checa, Hungría, Alemania, Suecia, Austria, Holanda y Suiza. En la actualidad representa a un mercado de 300.000 hoteles clasificados en 15 estados europeos. Entre los cuales no se encuentra España.

Una valoración poco práctica

Cada Comunidad Autónoma cuenta con sus propios sistemas de calificación, aunque todas siguen una serie de requisitos indispensables a nivel nacional. Esta libertad de criterio explica que podamos encontrar un hotel de calidad media con cuatro estrellas en Valencia, mientras que un hotel que se nos presenta de mucha mejor calidad en Albacete apenas llega a las tres. O a la inversa.

Las nuevas tecnologías han permitido omitir este batiburrillo de mediciones, cuando salen al paso para salvarnos las puntuaciones y comentarios de los consumidores a través de las diferentes plataformas de Internet. Es la mejor forma de elegir hotel a día de hoy. Si quieres mi recomendación, cuando busques un hotel en el que hospedarte, utiliza una aplicación fiable y busca las puntuaciones más elevadas que encajen con tu presupuesto.

Sistema de clasificación en España

Dicho lo que había que decir, sí es cierto que los criterios de clasificación hotelera en España a nivel nacional son prácticamente iguales, exceptuando ciertos puntos. Con independencia al número de estrellas que tenga cada hotel, todos deben contar con un sistema de protección de incendios e instalaciones insonorizadas, los precios de cada servicio deben mostrarse en un lugar a la vista en la recepción y los precios de cualquier servicio extra (desayunos, televisión, piscina...) deben estar listados en cada habitación. También debería haber una placa señalizando el número de estrellas en la entrada. Si no ves la placa, no es un hotel.

Los hoteles con 1 estrella tienen habitaciones dobles con un mínimo de 12 m2 e individuales con 7 m2 como mínimo, además de cuarto de baño de 3,5 m2. Todas las habitaciones deberían tener calefacción y de haber más de un piso, tendría que haber ascensor. No tienen por qué contar con servicio de limpieza y su uso está reservado a dormir en exclusiva, pocas veces cuentan con servicios de ocio más allá de un televisor en las zonas comunes.

Los hoteles con 2 estrellas tienen habitaciones dobles con un mínimo de 14 m2 e individuales con 7 m2 como mínimo, además de cuarto de baño de 3,5 m2. Toda habitación deberá contar con calefacción y teléfono. También haría falta ascensor para subir o bajar de piso y servicio de caja de seguridad. Por lo habitual ofrecen desayuno y se sitúan en zonas más céntricas que los hoteles de una estrella.

Los hoteles con 3 estrellas tienen habitaciones dobles con un mínimo de 15 m2 e individuales con 8 m2 como mínimo, además de cuarto de baño de 4 m2. Las habitaciones tendrán teléfono, calefacción, aire acondicionado y caja fuerte. Su ubicación suele ser buena y permiten organizar excursiones para los clientes, así como ofrecer servicios de bar o restaurante durante las horas de las comidas.

Los hoteles con 4 estrellas tienen habitaciones dobles con un mínimo de 16 m2 e individuales con 9 m2 como mínimo, además de cuarto de baño de 4,5 m2. Toda habitación cuenta con teléfono, calefacción, aire acondicionado, caja fuerte y minibar. Aunque no sea obligatorio, la mayoría ofrecen servicio de televisión en las habitaciones, las zonas comunes son amplias y con una carta de ocio, y los restaurantes son de una calidad excelente. Ofrecen servicios de comida a la habitación y es posible disfrutar dentro del propio hotel tanto como fuera.

Los hoteles con 5 estrellas tienen habitaciones dobles con un mínimo de 17 m2 e individuales con 10 m2 como mínimo, además de cuarto de baño de 5 m2. Toda habitación cuenta con teléfono, calefacción, aire acondicionado, caja fuerte y minibar. Son los hoteles de lujo, que por lo general cuentan con gimnasio, piscina y cheffs especializados al mando de los fogones de sus restaurantes. Se sitúan en las mejores ubicaciones (y tienen vistas deliciosas desde la habitación), además de ofrecer lujosas suites para quien esté dispuesto a darse un capricho.