Los Ánades, un soplo de serenidad con aroma a lavanda

Al norte de Guadalajara, este hotel rural sorprende por su spa de uso privado y su restaurante a la carta de exquisita cocina local

Fachada del Hotel Rural Los Ánades, en Abánades, Guadalajara
Fachada del Hotel Rural Los Ánades, en Abánades, GuadalajaraLa RazónLa Razon

En este insólito verano no podemos viajar muy lejos, pero cualquier ruptura con la rutina supone un soplo de aire fresco y si esa ráfaga nos trae el aroma de la lavanda, nuestro destino no es otro que el norte de Guadalajara, teñido en esta época del intenso color morado tan característico.

Acariciados por una agradable fragancia de lavanda llegamos hasta el pequeño pueblo de Abánades, donde se esconde un coqueto alojamiento rural de cuatro estrellas que cuenta con todo lo necesario para desconectar del mundanal ruido: Hotel Rural Los Ánades. Basta poner un pie en sus estancias para sentirse como en casa, gracias al mimo y a la dedicación que pone en cada detalle todo su personal, a pesar de que se mantiene a rajatabla la distancia social y las medidas de seguridad impuestas por la «nueva normalidad».

El esfuerzo por agradar al huésped se nota, y se logra a través de unas habitaciones que están decoradas con un gusto exquisito, mientras que las zonas comunes invitan a disfrutar del privilegio del silencio y de la tranquilidad del entorno, gracias a un amplio jardín, aunque tampoco faltan la biblioteca y varias salas de juegos.

Un spa privado

Pero es precisamente en su jardín donde se guarda el gran tesoro de este hotel: un pequeño pero muy coqueto spa ubicado en un edificio restaurado que hace las delicias de las parejas y de las familias. En 60 metros cuadrados cuenta con todo lo necesario para relajarse, como sauna, baño de vapor, jacuzzi, tumbonas calefactables y tumbonas de descanso.

Interior del spa del Hotel Rural Los Ánades
Interior del spa del Hotel Rural Los ÁnadesLa RazLa Razon

Sin embargo, la gran diferencia de este espacio del agua no son sus instalaciones, sino el privilegio de disfrutarlas en soledad, ya que el spa se reserva de forma individual para su uso privado. Y para completar el descanso, nada mejor que dejarse mimar con alguno de los masajes a la carta que se ofrecen.

Y si pasar por el spa resulta obligado, más aún lo es sentarse a la mesa de su restaurante El Ánade Real, cuya carta también está ambientada en la lavanda durante este verano con propuestas tan sugerentes como brochetas de salmón con yogur de lavanda o una inconfundible ventresca de atún al romero y toques de lavanda.

Restaurante “El Ánade Real”
Restaurante “El Ánade Real”La RazónLa Razon

La oferta de alojamiento de se divide en siete habitaciones (incluida una suite), siete lofts y tres casas rurales de alquiler íntegro. Más información: www.losanades.com.