Llanes con niños: de ruta por el destino más familiar del año

La villa asturiana ha logrado el título de «family friendly» 2020 gracias a su fusión de playas insólitas y rutas de senderismo pensadas para los peques

Playa de Llanes  Asturias
Playa de Llanes AsturiasdreamstimeLa Razón

Aunque el verano ya comienza a dar sus últimos coletazos, todavía hay buenas oportunidades para hacer una pequeña escapada. Para aquellos que buscan un destino adaptado a los trotamundos más exigentes, Asturias se alza como una buena opción, gracias a su amplio abanico de opciones. Pero dentro de todas ellas, Llanes se lleva la palma, al menos este año, ya que el municipio asturiano ha sido elegido, con el 37% de los votos, como el mejor destino «family friendly» del año 2020 en nuestro país en la categoría de costa, según una encuesta elaborada por la plataforma online experta en alquiler vacacional para familias Vrbo.

Al ser el Principado de Asturias una de las regiones españolas más demandadas por las familias, lo cierto es que la mayoría de sus establecimientos hoteleros y gastronómicos están especialmente adaptados para los clientes más pequeños de la casa, con tronas, menús infantiles o incluso entretenimiento adaptado para ellos. Y excepto en raras excepciones, en la mayoría de los museos, centros de interpretación y actividades turísticas existen descuentos para niños, mientras.

Con este escenario como telón de fondo, Llanes también está a la altura de las expectativas de los viajeros familiares. En el extremo oriental de la región, esta coqueta y vivaz villa marinera fundada en el año 1228 por Alfonso IX fue, durante cientos de años, uno de los puertos pesqueros y comerciales de toda Asturias. Hoy, ese pasado se suma a un encanto único, lo que le ha ayudado a convertirse en un destino turístico de primer nivel.

Vista de Llanes, Asturias FOTO: dreamstime La Razón

Parte del secreto turístico de Llanes reside, sobre todo en verano, en la fusión perfecta entre su recoleto casco histórico de planta medieval, rodeado por una alta muralla, y de sus espectaculares playas. En concreto, Llanes presume de un buen puñado de playas de fina arena dorada que están bañadas por el bravo mar Cantábrico y que aparecen envidiablemente vestidas de un manto verde que las convierten en espectaculares.

Playas únicas

Además de las playas urbanas de El Sablón y de Puerto Chico, que resultan de lo más recomendables, merece la pena ir un poco más allá, ya que Llanes cuenta con un rosario de arenales a los que es posible llegar en apenas unos minutos desde la villa. Estamos en el corazón del litoral oriental de Asturias, por lo que las opciones se multiplican. Entre las más famosas y codiciadas está la playa de Toró, al este, que con la bajamar transforma su dulce llanura arenosa en una selva de escollos puntiagudos que disparan la imaginación de los más pequeños de la casa. La aventura y la diversión están más que garantizadas. Tampoco defrauda la playa de Ballota, aderezada por un pequeño islote a unos 300 metros de la costa, aunque entre las visitas imprescindibles destacan las playas de Borizo o la de Palomina, dominada por el monasterio de San Salvador, sin pasar por alto la playa de Torimbia, una amplia y salvaje concha de arena blanca frecuentada por nudistas.

Más allá de la playa, Llanes propone actividades de lo más entretenidas para realizar con niños. Buen ejemplo de ello es la visita a su puerto y a los famosos cubos de la memoria, a los que se puede acceder desde el muelle pesquero y el espigón del puerto. Los grandes bloques de hormigón que refuerzan el rompeolas fueron pintados uno a uno por el artista vasco Agustín Ibarrola. Aunque puedan parecer desconectados entre sí, en realidad forman una realidad continua, una gigantesca escultura que, como si de un puzle se tratara, invita a los visitantes a leer, desde diferentes puntos de vista, la memoria de la villa y sus tradiciones locales.

Otra divertida forma de recorrer Llanes con los niños es hacerlo a través de la ruta cinematográfica, ya que la ciudad ha sido escenario de largometrajes y de series de televisión muy conocidas que ahora dan forma a una senda de lo más entretenida. Y mientras se callejea por el interior de la villa, no hay que perder la oportunidad de descubrir rincones tan bellos como la basílica de Santa María del Concejo, una solemne iglesia gótica consagrada en 1480 y construida sobre un templo románico anterior; o la Plaza de Santa Ana, uno de los rincones más pintorescos de la villa.

Rutas de senderismo

Pero si hay algo obligado que realizar en Llanes y en sus alrededores en familia es, sin duda, la práctica del senderismo, ya que el concejo abarca, además de un largo tramo costero, las montañas que hacen de antesala a los Picos de Europa, por lo que cuenta con rutas de diferentes niveles, según el perfil del caminante. Entre los recorridos destacados sobresale la ruta del Mañanga, de unos siete km, que arranca y termina en Porrúa pasando por campos de ganado y bosques; la senda del valle invisible, de unos 12 km, en San Roque del Acebal, que discurre entre molinos y lavaderos dentro de una floresta de acebos; la ruta del río Purón, de tres kilómetros a la vera de un arroyo es ideal para los más pequeños, mientras que la denominada senda costera se hace con vistas al mar.