Si crees que ya lo has visto todo, el tren que pasa en medio de un mercado cerca de Bangkok te dejará perplejo, y eso no es todo

En Tailandia, el sábado 31 de Octubre se celebrará el Loi Krathong en donde millones de balsas portarán oraciones, esperanzas y sueños.

Cuando aterrices aquí no te asustes. Sal a la calle y déjate llevar. Sin dudarlo ni un segundo hay que sentir la ciudad. Si lo que se busca es descubrir un destino diferente, esta es tu ciudad. Impone pero divierte. Es entre sofisticada y salvaje y esta suma la hace fascinante.

Si algo nos hace falta en estos momentos es orar, tener esperanzas y soñar. Para los tailandeses su sino es el meditar, orar, soñar y desear. La sonrisa la tienen a flor de piel. Ellos son así, un poco místicos y fieles a sus creencias y además soñadores.

Mi viaje a Bangkok fue como haber vivido un flash de grandes emociones, desde la llegada al primer hotel en donde se desarrollaba la conferencia que nos llevó hasta allí y después el viaje en barco al segundo hotel, el Royal Orchid Sheraton Hotel & Towers en donde permanecí el resto de la estancia, así fue el arranque, sin parar y cada salida a la calle y cada paseo . Un viaje trepidante total. Desde el hotel, con su torre imponente con vistas al Chao Phraya River, me asomaba al balcón y quedaba atrapada con el aire cálido intentando adentrarme en este mundo tan diferente al nuestro.

Salir a pasear a por calles de Bangkok es todo un reto que simplemente hay que hacerlo. Caminar y descubrir cómo viven los tailandeses es vital.

Para moverse por la ciudad es recomendable hacerlo por medio del tren rápido (SKY train o BTS) que recorre la ciudad y en algunos tramos a través de sus carriles elevados. Ojo con vuestro billete, no lo perdáis porque después es un lío salir a comprar otro y seguir el trayecto. Se pasa mal cuando por distracciones tan tontas se cae en este tipo de errores. Lo digo por experiencia propia.

Y ya que hablo de trenes, no puedo dejar de contar la peculiaridad del tren que pasa por el pueblo de Mae Klong. (No tiene nada que ver con el Sky Train o BTS ok? ) pero leed esto: Es un tren que su recorrido lo realiza pasando en medio de los puestos del mercado de la ciudad. Sí, sí, habéis leído bien, y ahora viene lo mejor: y cada vez que lo hace, tienen que quitar de las vías toda la mercancía para dejarlo pasar y posteriormente volver a montar el chiringuito. Parece mentira pero es real, lo podéis mirar en este video...

Apuntad: el 31 de Octubre se celebra Loi Krathong, el día para orar, soñar y lanzar a las aguas “la parte oscura” de cada uno

Falta poco para celebrar Loi Krathong, que será cuando estará la luna llena del duodécimo mes lunar y los tailandeses se dirigirán a los ríos y a los lagos locales para hacer flotar las pequeñas balsas de hojas de plátano, cargadas de flores, incienso, velas, oraciones, esperanzas y sueños y las linternas también levantarán el vuelo portando sus deseos. Una fiesta llena de simbolismo a la que le llaman “tahiness” que es el verdadero y profundo sentimiento de la cultura thai. Es una fiesta que en la que agradecen a las lluvias, que ahora cesan, su generosidad. Una celebración llena de símbolos, algunos dicen que con esta fiesta se lanza al viento la parte oscura de cada uno, otros para lanzar sus rabias y sus rencores y reiniciar el año libres de sentimientos negativos.

Estamos en Bangkok y hoy recorremos los sitios recomendados por Els.

Como suelo decir, la mejor manera de descubrir las ciudades es de la mano de amigos que viven en el destino. Els Wilms es belga y ha residido en diferentes partes del mundo. Nos conocimos en Tenerife cuando a su marido, que es hotelero, le ofrecieron trabajar en las Islas Canarias, pero no se han quedado allí, desde entonces ha ido cambiando de residencias a Abu Dhabi, Dubai y desde hace dos años vive en Bangkok.

Els dice que al vivir en una ciudad con contaminación, les gusta escapar a las zonas verdes en donde se pueden hacer preciosos recorridos en bicicleta. Nos dice de ir a BANG KRACHAO - Green Lung y hacer uno de los recorridos sugeridos a lado del agua ó en la jungla... El camino recorre las diferentes “casi islas”. Sí veis el recorrido seguro que os enganchará. Otro plan interesante es tomar un barco para visitar el Templo Wat Klongtoey.

Seguimos buscando sitios fuera de la ciudad y esta vez nos vamos a otra isla.

Ko Kret, es una pequeña isla en el río Chao Phraya al norte de Bangkok en la provincia de Nonthaburi. Tiene unos tres kilómetros de largo y tres de ancho y se compone de siete pueblos principales, el más grande y más poblado es Ban Mon.

Este lugar es conocido como un asentamiento del pueblo Mon y allí visitaremos el museo Museo Kwan Aman en donde se exhibe la famosa loza de terracota que es tradicional y que todavía se produce a lo largo del río en la isla y en su ala norte oriental. Iremos también a admirar una de las estupas mas importantes Wat Paramaiyikawat. El templo está clasificado como el segundo rango de templo real. Se cree que fue construido a finales del período Ayutthaya después del comienzo de Ko Kret. Su historia data de 1764 y es riquísima. Os encantará ver el borde inclinado de la pagoda Mon Chao Phraya River.

Originalmente, era una pagoda vertical. Mas tarde, el agua erosionó la orilla, lo que provocó que la pagoda se inclinara en el año 1891, a pesar de los esfuerzos para restaurarla en 1992, no tuvo éxito. La pagoda es una réplica de la Pagoda Shwemawdaw. Seguro que os acordaréis de mi artículo sobre Myanmar y su impresionante stupa. Actualmente, la pagoda inclinada se considera el símbolo y punto de referencia de Ko Kret.

Si lo que queremos es conocer alguna area en donde viven los extranjeros en Bangkok, esta puede ser Pra Khanong Area. Anteriormente esta zona era como ir fuera de la ciudad, pero actualmente es ya parte de ella y se ha convertido en un lugar popular. El Sky Train ayuda y esto hace que se desplacen fácilmente por esta ciudad con un tráfico muy intenso. La calle principal se llama Sukhumvit soi 71 o Sukhumvit Pridi. Els dice que a los tailandeses les encanta comer en la calle. En esta zona aun siendo residencial se pueden encontrar negocios diversos y se puede comer también rico y barato. Si alguien está interesado en visitar un mercado, en esta zona está el Pra Khanong Market, venden pescado fresco no refrigerado. En esta zona podemos encontrar comida y bebida procedente de medio mundo e instalarnos en algunas de las sillas de plastico y mesas para pasar un buen rato.

Sigamos haciendo turismo con vistas

Vamos a Wat Arun, que significa “templo del amanecer” pero a pesar de que su nombre evoque madrugar, se debe de visitar por la tarde y una vez terminada la visita, hay que subirse a un bote para ir al lado opuesto del río rumbo al mercado de las flores, un pequeño paseo por aquí es agradable.

Llegó el momento de ir a relajarnos, comer y brindar

Y que mejor si tenemos buenas vistas. Aquí mismo, debemos acercarnos a la zona de los restaurantes con vistas al templo, tomar una copa y esperar cuando lo iluminan, seguro que haréis los mejores selfies de la jornada. Los cocteles son los reyes en Tailandia fusionan a la perfección la hora feliz y la hora de la cena, pues bien, este es el momento y el lugar ad-hoc.

Fin de semana en Bangkok

Si tu viaje coincide con el fin de semana lo puedes pasar en grande. Debes de dirigirte al Chatuchak - Art Area. Hay infinidad de puestos en donde el regateo es parte de la cultura, se pueden conseguir buenos precios. Solo está abierto los fines de semana y los días festivos. Los negocios están organizados por zonas. Ropa, souvenirs, artículos para la casa y para las mascotas. Por lo visto la oferta de prendas para perros y gatos es buena. En los puestos de comida venden larvas y escorpiones... por si os apetece probar. El arte de artistas locales también se puede encontrar aquí.

Y si nos queremos sentir absolutamente integrados con los residentes en Bangkok tenemos que hacer lo mismo que ellos. Vamos al Happy and Healthy Bike lane - Sky lane Suvarnabhumi, podemos recorrer veintitrés kilómetros y medio de ruta ciclista alrededor del aeropuerto, para los que caminan, pedalean y corren, Els dice que nunca en su vida ha visto algo tan bien organizado. Con vestuarios, tiendas de bicicletas, espacios gastronómicos, una área médica. Super conocido para la gente con espíritu deportivo de Bangkok. Me parece que en mi próximo viaje será lo primero que haga.

No dejéis de leer esto:

No puedo terminar sin mencionar una visita que me dejó huella. La visita a la casa museo de Jim Thompson . Una casa en pleno centro de Bangkok que tiene alma y con una historia detrás un poco extraña.

Además de ser preciosa la visita, es para deleitarse con el gusto super exquisito de sus artículos y el entorno. Una casa fabricada de teca y que reúne arte tailandés y del sudeste asiático. Pero lo que no se olvida es la propia historia de este personaje. James Harrison Wilson Thompson nació en 1906 en Greenville, Delaware, Estados Unidos. Su padre era un fabricante de textiles, mientras que su madre era hija de un destacado general de la Unión. Jim pasó los años 1931-1940 trabajando como arquitecto en la ciudad de Nueva York, diseñando casas para la élite. Thompson se interesó por el diseño de vestuario y los textiles mientras trabajaba en la junta del famoso Ballet Russe de Monte Carlo. en 1941 JIm se alistó en la Guardia Nacional de Delaware. Cuando estalló la guerra, Thompson trabajaba para la Oficina de Servicios Estratégicos (precursora de la CIA) y estaba destinado en todo el mundo. Alrededor de 1945, Thompson fue trasladado a Ceilán (ahora Sri Lanka) donde se estaban realizando los preparativos para invadir Tailandia. La rendición de Japón eliminó la necesidad de tal invasión y en agosto del mismo año, Jim llegó en avión militar a Tailandia.

En 1947, el primer avance de Thompson se produjo con el descubrimiento de un enclave de tejedores tailandeses que vivían en una pequeña comunidad idílica llamada Ban Krua, en el corazón de Bangkok. Thompson envió su nueva carpeta de sedas tejidas a mano a Nueva York. Las sedas cautivaron a los principales nombres de la moda, incluida Edna Woolman Chase, la influyente editora de la revista Vogue.

En 1950 tras la excelente recepción en Nueva York, el negocio de Thai Silk de Thompson prosperó y en 1950 abrió su primera tienda en la icónica Surawong Road en Bangkok. Jim también adquirió una colección diversa de arte tailandés. A finales de la década de 1950, su colección era tan extensa que construyó un lugar para albergar su espléndida colección de antigüedades. En 1959, se completó la famosa Casa de Thompson en el Klong, compuesta por seis antiguas casas de madera de teca en Bangkok (Banh Krua) y la provincia de Ayutthaya (Pak Hai).

Y un día Thompson desapareció...

Era el domingo 26 marzo de 1967, durante sus vacaciones en las montañas de Cameron en Malasia, Jim fue a dar un paseo y nunca regresó. Su desaparición desencadenó una de las operaciones de búsqueda más grandes de la región, con cuatrocientos hombres enviados a buscarlo. Sin embargo, el cuerpo de Jim Thompson nunca fue encontrado.Abundantes teorías rodearon su desaparición, que van desde el secuestro, el asesinato, los ataques de tigres y las sugerencias de que simplemente se perdió. Si bien Jim Thompson puede ser sinónimo de seda elegante, el nombre es igualmente conocido por la legendaria desaparición que continúa desconcertando hasta el día de hoy.