De paseo por el pueblo y la casa en donde nació el gran Miguel Ángel

Caprese Michelangelo es el actual nombre del pequeño pueblo que lo vió nacer.

Desde el primer momento que se inicia un viaje a Italia “casi” en cualquier recorrido que se realice por la Ciudad Eterna ó por otras partes de Italia, se escucha el nombre de Miguel Ángel. Él y su obra están muy presentes. Lo que fue capaz de hacer este genial artista no lo hizo casi nadie. Las dimensiones de su obra y su legado son inmensas.

Fue escultor, pintor, arquitecto y poeta. Empezó en mil cuatrocientos ochenta y ocho y ya no paró hasta su muerte a los ochenta y ocho años. Este impresionante artista y del que todos nos acordamos fácilmente de su nombre, nació en un pequeño pueblo de la Toscana. La casa que lo vio nacer tiene el encanto de tener en pie los muros que escucharon sus primeros llantos y posiblemente vieron sus primeros pasos. Su padre que era magistrado, desempeñaba allí su trabajo y en esta casa vivieron poco tiempo desde el nacimiento del que sería uno de los más grandes artistas de la historia. Posteriormente cambiaron su residencia a Settignano, un pueblo también de la Toscana localizado más cerca de Florencia.

Caprese Michelangelo es un pequeño pueblo que actualmente su población está compuesta por mil seiscientos veintidós habitantes. Pertenece a la provincia de Arezzo. Caprese fue la villa natal de Miguel Ángel Buonarroti, nacido el 6 de marzo de 1475. Los primeros asentamientos en la zona, se remontan a los tiempos de los etruscos y los romanos. Durante la Edad Media el pueblo se desarrolló alrededor de un castillo, bajo la jurisdicción de los condes de Ranieri Galbino. En el siglo XIV, quedó bajo el control de los Medici que revivieron la zona y construyeron varios palacios. Durante un tiempo, la ciudad también fue tomada por los ejércitos de Napoleón Bonaparte. En 1861, fue anexada al Reino de Italia por el rey Vittorio Emanuele II de Saboya.

Saber que estás cerca de la casa en donde nació el artista emociona y aunque el pueblo es pequeño y la casa muy sencilla, merece la pena visitarla. No cabe la menor duda que estas paredes cobijaron a un bebé que se convertiría en uno de los más grandes artistas del universo.

La casa que es sede del museo dedicado al genio del Renacimiento, está constituída de tres edificios principales, el Palazzo del Podestà, el Palazzo Clusini y la Corte Alta, todo esto rodeado de un jardín amurallado.

El padre de Miguel Ángel era un magistrado que durante una época estuvo destinado en Caprese. No eran buenos momentos económicos para la familia. Los Buonarrotti vivieron aquí por muy poco tiempo. Se sabe que el nacimiento de Miguel Ángel tuvo lugar en este rincón toscano, gracias a los documentos hallados en el año mil ochocientos setenta y cinco en la casa Buonarroti de Florencia, la residencia de la familia en donde se establecieron. En uno de ellos el hallazgo del acta de bautismo que se celebró en la Iglesia de San Giovanni Battista confirmó su lugar de nacimiento.

La casa está ubicada en una colina a seiscientos cincuenta y tres metros sobre el nivel del mar que domina el valle del Tevere y el Sacro Monte della Verna y es la última “joya” conservada en el pueblo de la época medieval del valle. A finales del año mil los castillos a lo largo del Valle llamado Signerna todavía se podían vislumbrar. Han quedado pocos restos de las antiguas fortificaciones.

Con la casa colindan, otros pequeños palazzos que antiguamente y en época del nacimiento del artista, fueron la sedes de la administración regional. En uno de ellos estaba ubicada la “Corte Alta” y la “Corte Bassa” que se localizaba en donde hoy se encuentra el Palazzo Clusini, en aquellos tiempos era la sede de la Cancillería. El jardín fue la Plaza de Armas. Una cisterna también ocupaba este espacio. La casa en donde nació Miguel Ángel es el Palazzo della Podestà. Una casa convertida en museo sencilla y entrañable.

Un recorrido muy agradable por la zona

La idea es dirigirse hacia Perugia, la capital de la Región de Umbría. Y el primer stop hacerlo en la Città di Castello. Una ciudad muy bonita que se extiende a lo largo del Alto Valle del Tíber y que hace frontera con la Toscana. Este pueblo fue fundado por los “umbríos”. Su nombre anterior era más evocador: “Castrum Felicitatis”. En el siglo XVI, pasó a ser parte del Estado Pontificio durante el mandato del español Cesare Borgia, hijo de Rodrigo de Borja (valenciano y Pontífice número doscientos catorce)

Recorrer el el centro histórico de la ciudad es interesante. No hay que perderse el duomo , y allí dentro visitar la iglesia inferior (chiesa inferiore) en donde están las reliquias de los santos Florido y Amanzio y los otros tesoros como las obras del mismísimo Raffaello .

Tomad nota para vuestro viaje del año 2021. Del 27 de Marzo al 30 de Mayo, estará expuesta la muestra “Raffaello giovane a Città di Castello e il suo sguardo”, en la cual se podrá admirar la obra “Pala di San Nicolà” la primera firmada por el artista. Durante vuestro paseo por el pueblo, fijaros en La torre cilíndrica que es uno de los símbolos de la ciudad y que fue construida a mitad del siglo once. La Fondazione Palazzo Albizzini, Il Palazzo del Podestà, La Torre Civica, Il Palazzo Comunale... la ciudad ofrece visita muy diversas e interesantes.

La oferta gastronómica en Città di Castello es bastante amplia. Si queréis un restaurante clásico y comer una deliciosa carne fiorentina echad ojo a Il Caldaro.

Mercatello sul Metauro es un pueblo que os sorprenderá camino al pueblo de Miguel Ángel.

Ir de pueblo en pueblo es fascinante, esta vez nos detendremos en este lugar que es parte de la lista de los “Borghi” más bellos de Italia.