¿Qué hacer en el puente de la Constitución? Un soplo de aire fresco sin salir de la Comunidad de Madrid

La región cuenta con más de 50 rutas con opciones a pie, en bicicleta, a través de antiguas vías de tren e incluso por sus jardines, todo ello aderezado con una gastronomía local en auge

Parque Nacional de la sierra de Guadarramapixabay

Ahora que la pandemia de la Covid-19 marca nuestro presente, resulta obligado decantarse por escapadas cercanas en las que primen las actividades al aire libre, sin rastro de estrés ni masificación. Y eso no significa que haya que renunciar al placer de emocionarse con un viaje. Todo lo contrario, pues la situación actual puede convertirse en la mejor excusa para descubrir los infinitos atractivos que tenemos a nuestro alredor, sin necesidad de coger un avión. Buen ejemplo de ello es la Comunidad de Madrid, una región ideal para recorrerla en otoño, cuando el paisaje se tiñe de colores cálidos y el suelo se viste de un manto de hojas.

Son muchos los encantos naturales con los que cuenta la región madrileña en esta época. De hecho, se trata de la estación ideal para realizar rutas de senderismo y actividades al aire libre, ya sea a pie, en bicicleta, a caballo o incluso siguiendo la senda que en su día dejaron las vías pecuarias o las vías del tren. De hecho, los antiguos caminos ferroviarios son ahora vías verdes reconvertidas en rutas idílicas que permiten al viajero descubrir rincones insólitos a lo largo y ancho de la región.

Además, la Comunidad de Madrid cuenta con más de 50 rutas que permiten recorrer parajes tan hermosos como el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón (con el bosque de árboles centenarios y hayas de hasta 500 años del Hayedo de Montejo), el Valle del Lozoya o el Parque Regional Cuenca alta del Manzanares. Las opciones son casi infinitas y lo cierto es que casi ninguna defrauda, pues todas estas rutas están perfectamente señalizadas y cuentan con instalaciones y áreas recreativas adaptadas a las necesidades del viajero. En estas zonas es posible, por ejemplo, realizar visitas guiadas en busca de la flora y la fauna típica, pero también practicar senderismo por su cuenta o, incluso, realizar actividades mucho más emocionantes como escalada o piragüismo (más información en www.sendasdemadrid.es).

Ruta de parques urbanos

Para aquellos viajeros que quieran descubrir la cara más inesperada de la región, sin prisas, sin aglomeraciones y sin estrés, también merece la pena, y mucho, recorrer los diferentes parques urbanos de la Comunidad de Madrid. De hecho, en esta época se convierten en una visita obligada tanto para los madrileños como para quienes llegan de fuera, gracias a la belleza de sus paisajes. Madrid no es solo un importante destino cultural. Es también la ciudad europea más verde y con el mayor número de calles arboladas. La belleza de los jardines y parques históricos de la región, situados en lugares tan emblemáticos como Aranjuez, El Escorial, El Pardo o la propia capital con El Retiro como principal icono invitan a pasear por jardines de los siglos XVI al XX, fiel reflejo de las diferentes épocas, gustos y tendencias de cada momento histórico.

David FernandezEFE
GRAF2323. ARANJUEZ, 01/11/2020.- Visitantes y ribereños pasean por el Real Sitio y Villa de Aranjuez este domingo durante el puente de Todos los Santos. EFE/David FernándezDavid FernandezEFE

La pandemia nos obliga a viajar con todas las medidas de seguridad y, sin duda, los planes al aire libre se convierten en las opciones perfectas para poder oxigenarse en estos duros meses que nos han tocado vivir. Grandes y pequeños pueden convertir una excursión de fin de semana en una aventura inolvidable sin necesidad de irse muy lejos, descubriendo paisajes únicos en los que conviven ríos, montañas, lagos y naturaleza en estado puro.

Cocina local

Pero además de ese respiro natural tan necesario, también puede resultar una grata aventura recorrer la región de Madrid en busca de las delicias gastronómicas que caracterizan su despensa. La oferta gastronómica de la Comunidad resulta inabarcable, ya que cuenta con prácticamente todo aquello que podamos imaginar: desde tabernas y bares centenarios, pasando por mercados gourmet o restaurantes con Estrella Michelin. Madrid ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, pero sin renunciar a sus tradiciones, que se convierten en todo un regalo para el paladar. Una buena excusa para descubrir la capital es realizar rutas de tapeo por ella en busca de las mejores albóndigas, croquetas o raciones de callos.

Pero fuera de la ciudad también hay mucho por saborear. De hecho, buena prueba de ello es que Madrid cuenta con una Denominación de Origen Vinos de Madrid, una Denominación de Calidad Aceitunas de Campo Real, indicación protegida Carne de la Sierra de Guadarrama, un Comité de Agricultura Ecológica y una Denominación Geográfica Anís de Chinchón, además de otros once productos típicos de la comunidad, como miel, fresas o espárragos, sin pasar por alto la excelente repostería que se continúa elaborando en los conventos de la región. ¿Qué mejor excusa para hacer una escapada?

Más información en www.turismomadrid.es.