COMUNITI San Rafael, vivir de vacaciones con todo incluido

Disfrutar de buena compañía en torno a una mesa es un placer, tal y como propone el primer «senior village» de nuestro país, ubicado a tan solo 45 minutos de Madrid

Los vecinos de COMUNITI San Rafael pueden compartir veladas con familiares y visitantesCOMUNITI San Rafael

La pandemia de la Covid-19 y los continuos confinamientos han demostrado en estos últimos meses la importancia de saber elegir bien en lugar en el que vivimos. Aire puro, espacios abiertos, servicios personalizados y una buena conectividad son los requisitos que debería cumplir el lugar perfecto. Y eso es lo que propone COMUNITI San Rafael, una iniciativa considerada el primer resort residencial de nuestro país para la generación «silver». Es decir, ese grupo de personas de más de 60 años que quiere disfrutar al máximo de su tiempo.

Situado a tan solo 45 minutos de Madrid y equipado con las mejores infraestructuras, entre las que destaca un campo de golf de 18 hoyos, COMUNITI San Rafael ya se encuentra en fase de inscripción para residentes e inversores a través de su web comuniti.es. Con un modelo de negocio similar al «Cohousing», este resort ofrece una vida de lujo asequible en comunidad. Y todo ello con un formato de «todo incluido» en el que entra, entre otros, la vivienda, limpieza diaria, comida a media pensión, agenda de actividades, seguro médico completo y acceso al centro de salud.

Gastronomía y salud

Uno de los mayores placeres de la vida es el de disfrutar de una comida en buena compañía. Y ese cotidiano privilegio será posible en COMUNITI San Rafael gracias a su cuidada oferta gastronómica, con menús elaborados por nutricionistas según las necesidades de cada vecino, pero sin renunciar a los caprichos culinarios.

En cada uno de los 12 village habrá una Casa Club con bufé diario y una zona «choco» para probar suerte entre fogones. Y cada viernes tocará disfrutar de una cena de confraternización, con buena comida, música y diversión, mientras que una vez al mes se celebrará una cena de gala que incluirá bailes y diferentes actuaciones.

Pero eso no es todo, ya que también habrá cursos de cocina, barbacoas, catas de vino, picnics y, en definitiva, un sinfín de actividades en torno a la gastronomía que los residentes podrán compartir fácilmente con sus familias, ya que las visitas resultarán muy cómodas gracias a la cercanía y a la conectividad de este paraíso «silver».